Bucky, el perro que se perdió y volvió a su dueña 2 años después