Camino a la costa: el restaurante de pastas donde amasa una italiana de 84 años que se volvió de culto