Casaretto: "Bargalló está en penitencia y oración"

Ausente, el ex obispo fue recordado y aplaudido por los feligreses
María Elena Polack
(0)
29 de junio de 2012  

"Hay una tristeza que hace que hoy la Iglesia no pueda festejar como quisiera estos 15 años donde se hicieron tantas cosas bajo la guía del pastor", sostuvo anoche el arzobispo porteño, cardenal Jorge Bergoglio, en la misa en la que se produjo el cambio de obispo de la diócesis Merlo-Moreno.

En la desbordada parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en Moreno, Bergoglio oró para que la Iglesia pueda "transformar la tristeza en esperanza". Así se refirió, sin nombrarlo, al ex obispo Fernando Bargalló, que renunció tras el escándalo por la difusión de fotos comprometedoras con María de las Victorias Martínez Bo en una playa en México en el verano de 2011.

Fue su provisional sucesor en la diócesis, monseñor Jorge Casaretto, quien precisó la situación actual de Bargalló. "Ahora le toca a Fernando estar en un tiempo de retiro, de penitencia y de oración. Mi misión es acompañar al hermano Fernando en su camino de reflexión. Esta es una etapa de transición y espero que sea por poco tiempo", dijo Casaretto al confirmar en plena misa a todas las autoridades de la diócesis.

Tanto Bergoglio como Casaretto tuvieron palabras de respaldo hacia la misión pastoral de Bargalló. Fue Bergoglio el que, elípticamente, aludió al poder político local en la situación actual del ex obispo. "Trabajó para los pobres y esto le valió la persecución. Trabajó también por los ancianos y para escuchar a los chicos. Hoy tenemos a la Iglesia unida, humanitaria y misionera y venimos a dar gracias por estos 15 años caminando juntos."

En la misa por los 15 años de la diócesis de Merlo-Moreno, creada por decreto del papa Juan Pablo II el 28 de junio de 1997 y que tuvo como primer obispo a Bargalló, estuvieron todos los sacerdotes de esta jurisdicción, muchos vecinos de Merlo y de Moreno y hasta un grupo de la comunidad religiosa Servidores del Evangelio, que inició en 2002 su actividad pastoral allí y se fue ampliando a otras diócesis.

Alessandra, Isabelle y Cristina, religiosas que forman parte de Servidores del Evangelio junto con Américo (laico), participaron de la misa y lamentaron la situación de Bargalló. "El nos abrió las puertas cuando llegamos en 2002 y también para ir a otras diócesis", contó Alessandra, de origen brasileño, a LA NACION, cuando casi terminaba la ceremonia.

Para los feligreses no quedaban dudas de que el oficio religioso de Bergoglio (primado de la región metropolitana) y Casaretto no sólo era por los 15 años de la diócesis, sino por la misión cumplida por Bargalló.

"¡Viva Fernando María Bargalló!", gritó un hombre desde el fondo del templo y la misa terminó con un fuerte y sostenido aplauso de todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.