Caso Pomar: echan a otros dos policías

La decisión se tomó por los errores en los rastrillajes hechos a la vera de la ruta 31; fueron inhumados los restos de las cuatro víctimas
(0)
12 de diciembre de 2009  

PERGAMINO.- El día en que los familiares y amigos de la familia Pomar, con gran tristeza, despidieron los restos de las cuatro víctimas, el Ministerio de Seguridad bonaerense desafectó a otros dos jefes policiales, uno de ellos fue quien el martes pasado encontró los cadáveres y el auto a la vera de la ruta provincial N° 31. El otro uniformado habría tenido conocimiento de una llamada que alertaba sobre un auto volcado al costado del camino, comunicación que fue desestimada.

El comisario Juan Carlos Ruiz, hasta ayer titular de la Jefatura Distrital Salto, fue quien estuvo a cargo de los rastrillajes en la ruta provincial N° 31. El jefe policial fue quien encontró los cuerpos de Fernando Pomar, de 40 años; de su esposa, Gabriela Viagrán, de 36, y de las hijas de la pareja, Candelaria, de 6, y María del Pilar, de 3 años.

Como informó LA NACION ayer, el 27 del mes pasado, 13 días después de la desaparición de la familia Pomar, el número de emergencias 911 recibió una llamada que denunciaba que, al costado de la ruta 31, a la altura de Gahan, había un auto volcado. La comunicación fue desestimada porque el lugar, donde finalmente fueron hallados el auto y las víctimas, había sido rastrillado seis veces: en tres oportunidades, en forma terrestre y en otras tres, por vía aérea.

Fuentes del ministerio bonaerense dijeron que las seis inspecciones aéreas fueron el 19 y el 24 de noviembre y el 2 de este mes. Los tres rastrillajes terrestres se hicieron dos el 24 y otro el 29 de noviembre.

Ruiz se adjudicó el hallazgo. Pero en la zona del accidente, vecinos de Salto habían afirmado que el dato del auto volcado le fue comunicado a la policía por un baqueano. "No evaluamos si Ruiz mintió sobre el hallazgo, sino lo que sucedió con los rastrillajes", explicó un vocero del Ministerio de Seguridad.

El otro policía desafectado fue el hasta ayer subdirector de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Pergamino, comisario Martín Herrera. Según informó la agencia de noticias Télam, la decisión se tomó después de encontrarse "indicios" de que había tenido conocimiento de la llamada que alertaba sobre un auto volcado en la ruta 31, donde luego fue encontrada la familia Pomar.

Anoche, en una entrevista con el canal de noticias TN, Casimiro Frutos, el hombre que hizo la llamada, sostuvo: "Me siento culpable de no haber insistido en el 911. Vi el auto volcado y que era rojo". El hombre lo había visto el 16 de noviembre y hecho la llamada sólo el 27 de ese mes. Según agregó, tres días después de esa comunicación, volvió a pasar por el lugar y a ver el auto en la misma situación. Pero no volvió a avisar a la policía.

Además de Ruiz y de Herrera, por decisión del ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, habían sido desafectados los titulares de la Jefatura Departamental y de la DDI de Pergamino, y del Destacamento Vial San Andrés de Giles, Roberto Gabín, Julio Argentino Golpe y Carlos Marano, respectivamente. La misma suerte corrió un uniformado de apellido Barrera que había estado de turno en la DDI de Pergamino cuando se recibió la llamada que dio aviso sobre el automóvil volcado.

La despedida

Una lluvia intermitente acompañó durante horas a los familiares y amigos de los Pomar, que se reunieron en el cementerio privado Parque de la Merced de esta ciudad para inhumar los restos de las cuatro víctimas.

Desde las 11, decenas de personas se acercaron para dar el último adiós a los Pomar. María Cristina Roberts, la madre de Viagrán, llegó acompañada de su hijo y de otros familiares. "María Cristina no paraba de llorar", contó una amiga que había estado con ella el día anterior.

José Di Sisto y otros dos compañeros de trabajo de Cecilia, la hermana de Fernando Pomar, fueron a pedido de su amiga los encargados de cuidar que los medios de comunicación no ingresaran en la capilla donde velaban los restos de la familia.

"Nosotros estamos acá porque, además de acompañarla, queremos que este momento de tristeza y pesar sea de la familia, sin que nadie los moleste", dijo Di Sisto a LA NACION.

Mientras familiares, amigos y conocidos aguardaban el comienzo de una cadena de oraciones, a las 11.30, muchos comentaban lo acontecido y recordaban a la familia. "Las nenas eran divinas, una igualita al padre y la otra a la madre", dijo una señora mayor mientras sostenía entre sus manos un rosario. "Acá hay muchos amigos, familiares, pero también vino a despedirse mucha gente de Pergamino que nada tiene que ver con ellos, porque este caso movilizó a la ciudad", agregó Di Sisto.

A las 15, el sacerdote Gastón Romanello celebró una misa por la familia fallecida. En procesión, los asistentes acompañaron los cuerpos de los Pomar hasta cuatro nichos provisionales ya que no se descarta una segunda autopsia. Según los familiares, una vez terminada la investigación, los cuerpos descansarán finalmente en dos parcelas, cada padre junto a una hija.

Anoche, unas 2500 personas se concentraron en el centro de Pergamino para pedir justicia y la renuncia de la fiscal de la causa, Karina Pollice. La gente entonó el Himno Nacional, rezó un Padre Nuestro y marchó con su queja a la jefatura departamental.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.