Código vial para los ciclistas en Rosario

Prevé aplicar multas de hasta 35 pesos
(0)
12 de mayo de 2003  

Rosario.- El Consejo Municipal local aprobó un código vial para ciclistas que prevé la aplicación de multas de hasta 35 pesos para los que circulen en bicicleta de contramano, por autopistas o usando walkman con auriculares. La norma, que establece la creación de un registro de propietarios de rodados, pretende ordenar el caótico tránsito vehicular rosarino.

El proyecto fue presentado por el edil socialista Raúl Lamberto, que fue autor también de una normativa que reprimía las conductas de riesgo de los peatones en la vía pública, aprobada hace dos años, pero que hasta ahora no registró ningún infractor.

El Ordenamiento Vial para Ciclistas, sancionado en la última sesión del cuerpo deliberativo rosarino, reúne un conjunto de reglas de circulación, seguridad y protección del ciclista. Establece que es obligatorio llevar documento de identidad, ropas que puedan ser mejor visualizadas por la noche y ojos de gato en los pedales y ruedas de la bicicleta.

"Los conductores de bicicletas y los peatones son los más indefensos en las calles y, si bien puede ser que este proyecto no sea el mejor, somos conscientes de que era imprescindible hacer algo para cambiar pautas culturales", explicó a LA NACION Lamberto. Y añadió: "Esta iniciativa ayudará a encauzar el tránsito y, además, estimulará el uso de la bicicleta".

Numerosos heridos

La crisis económica obligó a muchos rosarinos a desplazarse en bicicleta, ante la imposibilidad de afrontar el costo del transporte público. Pese a los recaudos tomados para ordenar el tránsito, el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez registró que, sólo en el año último, un millar de ciclistas fue atendido por heridas en accidentes callejeros.

"Esto da la pauta de la gravedad del problema al que nos enfrentamos. No hay que olvidar que está en juego la vida humana, y todas las medidas que se tomen para cuidarla son pocas -afirmó el edil socialista-. No creemos que habrá cambios de la noche a la mañana, pero el puntapié inicial para resolver el problema está dado."

Para autorizar el uso de una bicicleta, la norma requiere que ésta cuente no sólo con un adecuado sistema de frenos, sino también con timbre, corneta o bocina, espejo retrovisor y destelladores eléctricos. Asimismo indica que, en el caso de contar con un canasto para el transporte de mercaderías, éste debe estar sujeto al cuadro del rodado y no al manubrio.

Para los conductores, el uso del casco es optativo. La norma, sin embargo, pena con cursos de educación vial tanto el transporte de personas, salvo que sean niños de entre uno y seis años en asientos apropiados, como circular en doble fila. También, correr carreras en calles, parques o paseos y circular zigzagueando o con la rueda delantera en el aire.

Por otra parte, establece que los vendedores de bicicletas deberán grabar debajo de la caja pedalera y en el cuadro las siglas para identificar cada unidad, que se conformarán por las iniciales del distrito donde vive el propietario, el sexo y los últimos cinco números del DNI del comprador. El trámite será gratuito.

Oposición

"Parece que nos quisieran prohibir usar las bicicletas; o peor, parece que quisieran ganarse unos pesos persiguiendo a los ciclistas", opinó Georgina Vanacore, de 32 años, que cada mañana utiliza ese medio para llevar a su hijo a la escuela. "Para los que ganamos lo justo, es el único transporte que nos queda", se quejó.

También representantes de ONG dedicadas a promover la educación vial criticaron la ordenanza. Gerónimo Bonavera, titular de la Fundación Conciencia Vial, comentó: "Esta norma es inaplicable y, por lo tanto, no sirve hacer leyes que no se pueden hacer cumplir, pues no resuelven problemas, sino que los crean".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.