srcset

Se realiza la XXVIII Marcha del Orgullo en la Ciudad

Alejandro Horvat
(0)
2 de noviembre de 2019  • 16:17

Cuando Javier Giménez, de 23 años, escribe en su celular, el aparato, de algún modo, lo conoce. Cuando le escribe por Whatsapp a un amigo diciéndole que lo están esperando en la marcha del orgullo LGTBIQ, en la Plaza de Mayo, solo hace falta que redacte "te estamos", para que el teléfono, por el texto predictivo, le ofrezca un "todes", y el luego completa la frase con un "esperando en la plaza".

Todos, todas y todes. Esa modificación del lenguaje acá no es solo una cuestión dialéctica, sino una forma de vincularse con el otro más allá del género y orientación sexual. Hoy hay miles de personas disfrazadas, "drageadas", otros vestidos de calle, algunos casi desvestidos. "La consiga es venir a disfrutar de una libertad que hoy parece infinita", dice Giménez, que vino con cuatro amigos.

Es la XXVIII Marcha del Orgullo en la ciudad de Buenos Aires. El cielo está totalmente despejado pero el arcoíris con los colores de la bandera gay aparece por doquier. La idea es marchar hacia el Congreso de la Nación. Además de caminar en favor de la libertad y la no discriminación, antes de que comience la marcha hubo un fuerte discurso para que se terminen los crímenes vinculados al odio, los travesticidios, la violencia institucional y religiosa.

La marcha del orgullo en Buenos Aires
La marcha del orgullo en Buenos Aires Crédito: A. Horvat

"Los crímenes no son por homofobia, son crímenes de odio. Porque el que tiene fobia tiene miedo, pero el que mata tiene odio. Hoy vinimos a celebrar la libertad, pero también a decir basta, queremos vivir cada uno en la suya y en paz", explica Marcelu, una drag queen de 49 años. Ella estaba con un vestido azul y unos ruleros de gomaespuma muy llamativos en la cabeza.

Por la puerta del Cabildo pasan carros que son discotecas móviles. Con música electrónica, salsa, pop. Bailando y sacándose fotos está José Ernesto Soto, de 33 años, con su novio y amigos. Todos vinieron disfrazados como las Spice Girls.

Crédito: A. Horvat

"Él siempre fue fan de las Spice Girls, entonces nos disfrazamos de eso. Nosotros estamos de novios hace seis años, nos conocimos en Halloween, y este año coincidió la marcha con esa festividad. Así que estamos celebrando nuestro aniversario y la libertad de poder marchar como queremos", argumenta Soto.

También hay un cotillón muy colorido y creativo. Por ejemplo se ven pines de la Mona Lisa con un pañuelo verde por $50 pesos, remeras que son solo dos o tres tiras de tela, banderas, gorras y, por supuesto, mucho glitter, En cuanto a lo culinario, una vasta oferta de comida vegana.

"Las empanadas veganas la hago con soja, vegetales salteados, queso de papa y una masa integral. Me encanta hacerlas y a la gente le gustan mucho. Hoy las vendo a $50 nada más, aunque me lleven mucho trabajo", dice Patricio Guardia, de 22 años, que está con un traje de baño amarillo y un unicornio en la cabeza.

Concentración, marcha y lucha

Desde las 11, la Plaza de Mayo comenzó a poblarse con puestos de venta de distintos artículos y a la espera de un show de música en vivo con la presencia de Marilina Bertoldi y otros grupos.

Luis Biglié, que integra la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo, dijo a Télam que este año "hay más organizaciones convocantes y todo se consensúa", y destacó que a diferencia de ediciones anteriores "esta vez van a participar muchas más empresas. Son 28 camiones los que desfilan y por primera vez la Embajada de Suecia va a participar con su cónsul".

Los organizadores estimaron que la concurrencia alcanzará las 350 mil personas durante la tarde, lo que de concretarse convertiría a la XXVIII edición en la más numerosa de la historia.

Crédito: @AHFArgentina

Para Candela, de "La Sublevada de Nuevo Encuentro", la marcha de hoy "sirve también para exigir los derechos que todavía están siendo vulnerados". "Venimos de lamentar la muerte en La Plata de una compañera, así que aún hay mucho para exigir", dijo.

Nadia, integrante de "Descamisade", dijo: "Después de estos cuatro años vemos con alegría que hay un montón de cosas que pueden empezar a cambiar, especialmente en la comunidad LGTBQ+, como la falta de empleo, el faltante de medicamentos y de hormonas que golpean a la población, pero especialmente a este colectivo".

"Faltan muchos reclamos por conquistar, no tenemos leyes fundamentales que garanticen nuestros derechos. El Orgullo es una respuesta política y la idea es llenar las calles", aseguró a "María Combativa", como se presenta en las redes.

En tanto, Brenda calificó la jornada como "un día de fiesta" que hay que "disfrutar y vivir a pleno", mientras crecía la cantidad de personas en Plaza de Mayo, a la espera de la movilización.

Crédito: Twitter

Entre los reclamos de la Marcha del Orgullo figuran el aborto legal, seguro y gratuito para personas gestantes, la actualización de la Ley de VIH, hepatitis e infección de transmisión sexual, una nueva Ley Antidiscriminatoria para erradicar con educación y políticas públicas el machismo, la xenofobia y el racismo y la aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI).

También el cumplimiento del cupo laboral travesti trans, el fin de los travesticidios y transfemicidios y de la violencia institucional contra la diversidad y las disidencias, según los organizadores.

La marcha del orgullo en la Plaza de Mayo
La marcha del orgullo en la Plaza de Mayo Crédito: Twitter

Con información de la agencia Télam

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.