El avión que se accidentó es el más seguro, según las estadísticas