Coronavirus en la Argentina: La calidad de los datos del país quedó bajo la lupa

La decisión de los administradores del sitio Our World In Data de sacar a la Argentina puso bajo la lupa la calidad de esa información y su confiabilidad estadística
La decisión de los administradores del sitio Our World In Data de sacar a la Argentina puso bajo la lupa la calidad de esa información y su confiabilidad estadística Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar
Fabiola Czubaj
(0)
21 de octubre de 2020  • 10:35

El apagón temporal que ayer sufrió la Argentina en el mapa de testeos de uno de los principales sitios on line de métricas de la pandemia de Covid-19 expone internacionalmente algo más que demoras esperables en la carga de los datos. La decisión de los administradores del sitio Our World In Data pone bajo la lupa la calidad de esa información y, por lo tanto, su confiabilidad estadística. Por lo menos, como lo aclaran, "por ahora".

"Los números oficiales del Gobierno [argentino] no tienen la suficiente calidad como para describir correctamente el alcance de los testeos", comunicó vía Twitter el responsable del sitio, Edouard Mathieu.

Estos problemas con los registros epidemiológicos en el país también son comunes fuera de una epidemia o una pandemia. Suelen ocurrir también con otras enfermedades de notificación obligatoria más allá de Covid-19, los registros de vacunación, la mortalidad o los recursos sanitarios disponibles en el país.

"Una de las obligaciones del Ministerio de Salud de la Nación es auditar la calidad de los datos", definió Adolfo Rubinstein, que ocupó esa cartera hasta el año pasado. "Es clave, en este contexto, controlar la carga de los datos -continuó-. Estar en uno de los sitios más conocidos y serios de métricas no solo de salud, sino también de economía, educación, ambiente o pobreza, entre otros campos, indica que es confiable la información que brinda un país. Argentina, ahora, figura sin datos. Solo Brasil estaba en esa situación. Todos los países que nos rodean (Paraguay, Bolivia, Uruguay y Chile) figuran con una gradación de color de acuerdo con la positividad de los testeos. Argentina, no."

El porcentaje de positivos sobre la cantidad de pruebas diarias fue subiendo en el país con las semanas. A principios de mayo, ese indicador había cruzado el 10% que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera aceptable (5% o menos, ideal). El mes pasado, llegó al 50% y lo superó. El bajo registro de los resultados negativos, según argumentó Mathieu, "sesga la tasa de positividad hacia arriba, hasta un asombroso 75% en la actualidad".

Mauro Infantino, ingeniero en sistemas y creador del sitio CovidStats.com.ar sobre los datos argentinos de la pandemia, describió a Our World In Data como el sitio de referencia internacional para comparaciones. Le pareció "razonable" que hayan tomado esa decisión, según dijo a LA NACION. De hecho, él la tomó en su sitio hace 20 días. Ya a principios de este mes, tuiteó al respecto: a mediados de septiembre, mientras que en Córdoba y Santa Fe la positividad era del 70 y 80%, los informes locales daban valores mucho más bajos.

El neurólogo Conrado Estol consulta el sitio para seguir los datos de la pandemia. "Me dio pena, tristeza, lo que ocurrió", expresó, ayer, ante la consulta de LA NACION sobre el retiro de la información argentina.

"Ese sitio es muy reconocido por su prestigio. Los datos son abiertos, usan motores del MIT para generar y mantener los datos basados en la Universidad de Oxford. Los citan revistas como The New England Journal of Medicine, Science, Nature o The Lancet y son críticos del periodismo porque miran los grandes problemas de la humanidad continuamente -explicó Estol-. La decisión no sorprende porque el control de la pandemia fue un fracaso y no se perdona la inconsistencia o la imprecisión. El mundo desarrollado, una vez más, nos considera poco serios".

Por error

En su declaración, Mathieu también citó un comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Nación sobre lo que habían analizado los ministros de Salud provinciales en el último Consejo Federal de Salud (Cofesa). El texto se difundió, por error, con fecha del 29 de abril pasado. Se hacía referencia al plan Detectar Federal, que se lanzó en Rosario el 30 de septiembre, y un tipo de tests rápidos que la OMS validó recientemente.

Anteayer, en la actualización nocturna de los casos nacionales, desde la cartera que dirige Ginés González García indicaron que habían incorporado a la base de datos "todos aquellos test realizados y notificados al sistema nacional de vigilancia reportados por otros actores del sistema (distintos a los laboratorios bioquímicos) que hayan arrojado resultados negativos".

Se trata, según detallaron, de casos sospechosos, contactos estrechos asintomáticos, personas que debían acreditar un testeo para ingresar a una provincia o estudios prequirúrgicos, entre otros casos.

González García dijo al canal C5N que habían empezado a corregir el problema. "Todavía no está totalmente hecho. Lo que dice la ONG inglesa es lo mismo que decimos nosotros. Estamos preocupados, pero lo estamos modificando y, también, simplificando el sistema", agregó.

Ventana a la pandemia

"Sin testeos, no hay datos -afirman en el sitio de medición global-. Los testeos son nuestra ventana a la pandemia y cómo se está diseminando. Sin datos sobre quién se infectó con el virus, no tenemos forma de comprender la pandemia. Sin esta información, no podemos saber a qué países les está yendo bien y cuáles están subnotificando los casos y los fallecimientos."

Para Rubinstein, es probable que una positividad tan alta tenga que ver con que se están cargando con más retraso las pruebas con resultado negativo.

"Los operadores cargan los positivos, que es la información más importante para el manejo de los casos. Pero eso, también, eleva espuriamente la positividad de los testeos -evaluó el epidemiólogo-. Aunque esto no quiere decir que esa tasa sea baja, sino probablemente un poco más baja, alrededor del 50%, y que la cantidad de pruebas diagnósticas diarias sea un poco más alta que lo que se está informando."

Lo que sí faltó fue, para el exfuncionario, previsión. "No hubo una capacitación formal en el país de los operadores que están a cargo de la carga de los datos en el Sistema Nacional de Información vigilancia epidemiológica. En el único lugar que se hizo esa capacitación fue en la ciudad de Buenos Aires. Y eso debió haberse previsto para todas las jurisdicciones", indicó.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.