Coronavirus en la Argentina: prevén que en las próximas semanas aumenten los casos

Así coinciden los infectólogos consultados por LA NACIÓN; la apertura de nuevas actividades económicas y la ampliación de la definición de caso sospechoso de coronavirus, entre las razones
Así coinciden los infectólogos consultados por LA NACIÓN; la apertura de nuevas actividades económicas y la ampliación de la definición de caso sospechoso de coronavirus, entre las razones Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Martín De Ambrosio
(0)
8 de agosto de 2020  • 17:22

La previsión es que a corto plazo, en las próximas semanas, los contagios del nuevo coronavirus continúen e incluso aumenten. Al promedio de 6300 contagios diarios registrados en la última semana en todo el país, con picos de unos 7500 el jueves y el viernes pasados, y con un alto nivel de positividad, se suman los límites de la apelación a la responsabilidad individual. El aumento progresivo de las actividades económicas más un todavía alto nivel de personas susceptibles de contraer el SARS-CoV2 hacen que la reducción en el número total de casos en el parte diario del Ministerio de Salud no se vea en el horizonte. Del mismo modo la opción -anunciada esta semana por el organismo- de que los contactos estrechos de casos confirmados por análisis de PCR puedan ser diagnosticados como Covid-19 con alguno de los síntomas, pero sin la necesidad de ese análisis.

"Claramente, los casos están en aumento y seguirán en aumento. El virus está circulando mucho en la comunidad y cada vez más, día a día. Y recién ahora estamos viendo el aumento de casos posterior a la liberación de las últimas actividades, por la incubación de 5 a 14 días", señala Analía De Cristófano, del comité de Control de Infecciones del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Leda Guzzi, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, coincide en que habrá más casos, "sobre todo en el contexto de movilidad y flexibilidad que hay". Pero la médica, que trabaja tanto para el sector público (Hospital Maternidad de Vicente López) como para el privado (en Swiss Medical), afirma que lo importante es que el sistema sanitario dé respuesta a la situación que se presente, "algo que hasta ahora está sucediendo, aunque estamos en una tensión que todos percibimos". La tensión se ve en la progresión de camas de terapia intensiva ocupadas por Covid-19: eran 1104 el 1° pasado y 1293 apenas una semana después.

Hasta el momento, la progresión de casos en la Argentina se dio de manera escalonada, pero siempre hacia arriba, sin picos. "Esta progresión igualmente no es necesariamente algo malo, sino que permite que el sistema de salud contenga la demanda; esa suba por mesetas da tiempo y aire para que haya altas, giro en las camas (pacientes que entran y salen de terapia)", agrega Guzzi. Y puntualiza que seguirá así hasta que en algún momento merme por su misma dinámica o por una intervención sanitaria más radical si el sistema de salud está en riesgo más severo: "Esa es la mirada probable de las autoridades ante un desborde".

Escenarios

Roberto Debbag, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, desgrana el análisis, según lo que define como tres escenarios distintos: la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y el resto de las provincias. Considera que el primero está estabilizado pese al aumento del jueves (casi 1500 casos); el segundo es el más desfavorable epidemiológicamente; y el tercero, de las provincias, puede complicarse en sitios densamente poblado o con más debilidad sanitaria. "El escenario que más me preocupa es el de la provincia de Buenos Aires, donde la cuarentena es más difícil de cumplir por la vulnerabilidad social. En las provincias, depende de la magnitud de las urbes y la circulación en las capitales, como ya se ve en Córdoba, Mendoza y Jujuy, donde hay problemas", explicó. Según Debbag, en la Capital ya se está llegando al 20% de infección, un porcentaje que hace que el virus circule menos como se vio en ciudades en el mundo (dato que, sin embargo, aún es motivo de discusión entre expertos). Esa es la esperanza de las autoridades locales. Hoy, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli dijo en declaraciones a Radio Mitre que "los contagios podrían empezar a ceder de manera paulatina en dos semanas".

Para Daniel Stecher, jefe de la División Infectología del Hospital de Clínicas (Universidad de Buenos Aires), es importante pese a todo seguir con las medidas ya conocidas de higiene y prevención: "En Europa se vio que, cuando las medidas se relajan y se deja de respetar por ejemplo el distanciamiento, que por ahora junto con el tapabocas y la higiene de manos es lo que hay que hacer, los casos se vuelven a disparar"

Pese a los focos extendidos, algo que remarcan los expertos como un diferencial que tiene la Argentina (por ser el último país del mundo al que llegó la pandemia y en aplicar una cuarentena temprana) es el bajo índice de letalidad. Ese tiempo ganado permitió a los intensivistas entender ciertos aspectos clínicos de la enfermedad y usar tratamientos que han mostrado algún nivel de efectividad, como la dexametasona o incluso el plasma de convalecientes, mientras llega el grial de la vacuna.

Los modelos

En general, los científicos dicen que no hacen futurología, pero sí pueden hacer algo que suena parecido. Se trata de "correr modelos" según la jerga, que no es otra cosa que armar conjuntos de ecuaciones e intentar generar escenarios en base a diversas variables. Uno de esos escenarios lo plantearon investigadores del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA para tratar de anticipar cómo se pueden dar los contagios en las próximas semanas. Si bien, por un lado, habría más contagios (hasta 1900 diarios en la ciudad, y con la provincia de Buenos Aires triplicándola en el total), quizá haya un punto de saturación relativamente cercano -unos 45 días- a partir del cual los casos empiecen a bajar en esta área y eso puede ser una novedad. Pablo Mininni, uno de los físicos que se valió de datos del uso de aplicaciones de dos millones de celulares para hacer sus cuentas, recalca el valor de la reducción de la movilidad ciudadana en la cantidad de casos: "Si se volviera a antes de la cuarentena, el 19 de marzo, en 15 días tendríamos unos 10.000 casos por día solo en ciudad", dice, a la vez que remarca que, si bien el modelo es usado por las autoridades para intentar prever cantidad de casos, no son la realidad. "Los modelos sirven para vislumbrar escenarios: no se le pide al pronosticador meteorológico que aterrice el avión", comparó.

En definitiva, aunque se escala y se escala, el pico de contagios en la Argentina todavía no se ha alcanzado. Desde luego, se sabrá solo cuando el número empiece a bajar y todo indica que no será pronto.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.