Coronavirus en la Argentina. ¿Baja la curva? Qué significa la caída de casos durante dos semanas en la ciudad

Los datos indican que la curva está descendiendo pero, según el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, de ahora en más puede pasar que la tendencia se sostenga, más suave y leve, con un descenso lento pero continuado, o que se vuelva a tener una cuarta subida de casos
Los datos indican que la curva está descendiendo pero, según el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, de ahora en más puede pasar que la tendencia se sostenga, más suave y leve, con un descenso lento pero continuado, o que se vuelva a tener una cuarta subida de casos Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez
Fabiola Czubaj
Delfina Arambillet
(0)
18 de septiembre de 2020  • 04:00

Día a día, en las dos últimas semanas, la curva de contagios en la ciudad de Buenos Aires volvió a bajar en forma paulatina. En cinco de esas jornadas hubo menos de 1000 casos. Las autoridades y los expertos, sin embargo, siguen con cautela esa tendencia que todavía no permite definir si seguirá el descenso o si podría sufrir una nueva suba, como ocurrió el mes pasado.

A días de los nuevos anuncios sobre cómo seguirá la cuarentena en el país, la ciudad, como el resto de las jurisdicciones, monitorean este y otros indicadores sensibles para definir sus próximos pasos. En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la provincia ya desliza que "no habrá grandes cambios" y la ciudad sostiene que los indicadores de manejo de la pandemia le permiten avanzar con su plan de puesta en marcha local, mientras la tensión con la Casa Rosada busca colarse, por lo menos en público, en la gestión sanitaria.

Los datos describen que la ciudad de Buenos Aires cruzó los 100.000 casos de Covid-19 este mes con una tendencia a volver a su promedio de 1100 positivos diarios, tras oscilaciones con jornadas por encima de los 1500 casos. Desde el 18 de julio y hasta ayer, el promedio estuvo algo más arriba, entre los 1100 y 1300 casos, con tres subidas y bajadas que aparecen en la última semana de julio y la primera y la última semanas de agosto, seguido de un descenso, todavía leve, que se mantiene.

Frente a estos registros, y ante la consulta de LA NACION, el ministro de Salud porteño,Fernán Quirós, aclaró: "La tendencia indicaría que estamos descendiendo, pero nos pasó que la última subida en los casos fue después de 14 días de descenso. La pregunta es si aquella (por la de la última semana de agosto) fue la última. Los datos indican que estamos descendiendo, pero de acá en adelante puede pasar que la tendencia se sostenga, más suave y leve, con un descenso lento, pero continuado, o que volvamos a tener una cuarta subida de casos".

Este escenario se da con un aumento de las curvas epidémicas en la mayoría de las provincias, y con unas pocas excepciones además de la ciudad, siempre de acuerdo con los casos que van notificando al sistema nacional de vigilancia epidemiológica, como Catamarca, Misiones, La Pampa, San Juan y Formosa. Mientras que en la provincia de Buenos Aires las cifras diarias se mantienen altas, ya hay expertos que observan una tendencia en los dos primeros cordones del conurbano similar a la de la ciudad, con alrededor de dos semanas de retraso.

"Los datos de la ciudad de Buenos Aires están en una tendencia hacia la baja, en escalones, que se mantienen siete o diez días, y vuelven a bajar, si se toman estas dos semanas con respecto de las dos semanas anteriores, lo que da la ventaja de absorber (en la comparación) el período de incubación (de la enfermedad) de 14 días cómo máximo", opina Eduardo López, integrante del comité asesor nacional para Covid-19 y jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Y llamó la atención sobre el impacto de la mortalidad. "Si bien el número de casos detectados está en una meseta, con tendencia al descenso, la tasa de mortalidad aún no la estaría registrando", indicó.

La ciudad tiene una tasa de 18 fallecidos cada 100.000 habitantes, mientras que la media nacional es de 9, según informó el Ministerio de Salud de la Nación el martes.

También fue cauteloso Tomás Orduna, jefe de Medicina Tropical y Medicina del Viajero del Hospital Muñiz. "En la ciudad, la curva de casos está totalmente amesetada, en un número alto, y aún no hay algo que nos esté mostrando que hay una tendencia a bajar del promedio diario de unos 1200 casos, con entre 20 y 30 que potencialmente morirán por día. En los últimos 15 días, la curva se mantuvo en la parte alta de esa meseta. La pregunta es cuánto va a tardar, cuán lento será el declive", señaló el médico infectólogo, que también integra el comité asesor nacional.

"Hay que tener mucha cautela. Porque, además, terminó el invierno y, con temperaturas de primavera, mejora el tiempo para salir. El riesgo sigue estando potencialmente en todos lados", agregó.

Consultado, Adolfo Rubinstein, epidemiólogo y exministro de Salud de la Nación, opinó: "En la ciudad, hay una reducción de los casos, que se sostendrá lentamente. Desde la semana que viene, de acuerdo con los indicios epidemiológicos, empezarían a bajar. Probablemente, en dos o tres semanas también empiecen a hacerlo en municipios del conurbano. Esto sucede en el mismo momento que empiezan a aumentar los casos en el interior". Y sumó: "Es probable que a fin de mes ocurra el 'pico' de casos en el país, aunque el de fallecimientos llegará a mitad de octubre, ya que los desenlaces fatales se producen entre tres y cuatro semanas después del contagio".

LNData repasó la trayectoria de algunos de los indicadores de contagio y uso del sistema sanitario que monitorean las autoridades porteñas para sostener la apertura de actividades. Lo hizo a través de los registros de la base de datos abiertos de casos del Ministerio de Salud porteño y el reporte diario del organismo.

Casos detectados

Con 874 nuevos casos informados en las últimas 24 horas, la ciudad acumula 114.063 afectados por Covid-19 entre sus residentes. Por otro lado, los no residentes detectados en la jurisdicción equivalen a más de dos tercios del total de porteños infectados en lo que va de la pandemia. Seis de cada 10 de las 475.878 pruebas diagnósticas (PCR) hasta ahora se hicieron a personas con síntomas que viven en la jurisdicción, con un 40,6% de positividad.

El 85% de los casos están concentrados en 38 de los 48 barrios; Flores, en la comuna 7, registra el número más alto, con más de 8000 confirmados o el 8% de la Ciudad. Pero, en número de casos cada 100.000 habitantes ocupa el octavo puesto luego de Villa Soldati, Barracas, Nueva Pompeya, Retiro, La Boca, Villa Lugano y Constitución.

La mayoría de los porteños que contrajo Covid-19 tiene entre 20 y 50 años, mientras que los mayores de 60 concentran la mayor proporción de casos fatales. Mientras que más de ocho de cada 10 se recuperan, los datos demuestran que el riesgo de no superar la infección aumenta con la edad. Actualmente, en la ciudad fallece el 5% de los pacientes de entre 60 y 70, el 12% de entre 70 y 80 años y el 20% de los mayores de 80.

En mayo, la letalidad en los mayores de 60 estaba por encima del 30%, mientras que en las últimas tres semanas se ubicó, en promedio, en el 12%.

A mediados de mayo, poco más de un tercio (38%) de las muertes atribuidas al nuevo coronavirus en la ciudad eran residentes de alguno de los casi 500 geriátricos habilitados. A mediados de agosto, esa proporción se redujo al 24% y, desde Salud lo explican por la intensificación de los controles de las medidas de bioseguridad, los testeos al personal y el monitoreo de síntomas en los mayores que genera una alerta temprana para interrumpir la circulación del virus si llegara a ingresar.

Entonces, Paula Zingoni, directora general de Planificación Operativa del Ministerio de Salud porteño, consideró "un dato alentador" esa tendencia en "el grupo etario con mayor letalidad específica". Actualmente, ese valor es del 13%, alrededor de la mitad que hace un mes, con 599 residentes fallecidos entre los 4557 casos detectados hasta ayer.

Siete de cada 10 mayores ya recibieron el alta, según detalló ayer la funcionaria, mientras que un 13,5% aún está cursando la enfermedad o recibiendo algún tipo de cuidado.

Otro grupo de riesgo son los trabajadores de la salud. El 8% de los infectados totales en la ciudad declara pertenecer a ese grupo, ya sean profesionales, técnicos o personal administrativo, comparado con el 6,1% nacional.

Entre el 22 de marzo y la primera semana de mayo hubo un crecimiento de los contagios, que luego se estabilizó, para volver a crecer entre el 20 y el 24 de julio, con unos 150 positivos en promedio por día entre ese grupo de trabajadores esenciales. Este mes, se están registrando menos de 100 casos cada 24 horas, con un valor máximo de 97 en un día durante la primera quincena.

En la última semana, se informaron menos de 50 muertos por día, con 20 en estas últimas 24 horas, de acuerdo con los registros porteños analizados. En julio y agosto, se registraban 60 fallecimientos en promedio por día.

Con estos datos, la letalidad se ubica en el 2,4% para la jurisdicción y del 1,2% para los barrios populares. Ese valor para el país, de acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación, es del 2,1% (11.910 decesos -200 en las últimas 24 horas- de más de medio millón de casos confirmados).

Propagación de la enfermedad (R0)

Otro valor que se monitorea es la rapidez con la que se propaga la enfermedad a través de los contagios que pueden causar las personas infectadas.

LA NACION solicitó el mes pasado a la cartera sanitaria porteña el trayecto que siguió este índice de contagiosidad o R0 desde marzo pasado para poder trazar su evolución. Fue mediante un pedido de acceso a la información pública. La respuesta oficial, que llegó el jueves pasado, apenas detalla los períodos en los que ese indicador estuvo por encima o debajo de 1, es decir, si la propagación del brote epidémico continúa o se está frenando y, por lo tanto, deberían empezar a descender los casos.

"Períodos con R mayor a 1: 10-3 al 4-4,16-4 al 27-7 y 2-8 al 9-8 -indicaron-. Períodos con R menor a 1: 5-4 al 15-4,?26-7 al 1-8 y 10-8 al 19-8".

En marzo, de acuerdo con los datos que fue publicando LA NACION, el valor era de 1,4 en la ciudad. En mayo, era de 1,2 y junio arrancó con 1,08 para bajar a 1,05 al final de la primera semana de ese mes. Actualmente, lo ubican en 0,96 y estiman que en dos semanas empezaría a notarse la pendiente de descenso de la curva epidémica.

Este indicador estima cuántos días tardarían en duplicarse los infectados en función del ritmo actual de crecimiento. Esto es clave para medir, también, la velocidad de contagio proyectada. El índice de duplicidad actual de la ciudad es del 70,1, lo que quiere decir que tardaría 70 días en llegar al doble de casos acumulados hasta ahora.

Hubo una leve caída en ese indicador durante la última semana de agosto, que descendió de 53 a 46 días, para volver a recuperarse hasta hoy, con su valor máximo desde que arrancó la pandemia.

Uso de camas

Desde hace varias semanas, la ocupación de camas de terapia intensiva de todo el sistema sanitario de la ciudad se mantiene en alrededor del 72%, tras superar más del 75% de plazas utilizadas (más del 80%, en promedio, declarado en el sector privado). En el sector público, están ocupadas el 59,7% de las camas de cuidados críticos en los hospitales.

En la ciudad, hay 1675 camas en las unidades de terapia intensiva del sector público y privado: 515 en los hospitales y 1160 en las clínicas y sanatorios. Hay 450 en el sistema público y 586 en el privado para pacientes con Covid-19. Las restantes están destinadas a pacientes con otras condiciones.

Para los casos moderados, que no requieren cuidados críticos, en las salas generales de los hospitales hay 1500 camas para Covid-19. La ocupación es del 46%, con un valor máximo del 54% el 5 de agosto, de acuerdo con los datos del reporte diario del Ministerio de Salud porteño.

En los 49 hoteles adaptados para el aislamiento de los casos leves y en el Centro de Resguardo de Costa Salguero, ubicado en la Costanera Norte, hay 5000 camas habilitadas y hay un 24,4% de ocupación.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) difunde los resultados de un relevamiento que indica un porcentaje más alto de ocupación de camas del sistema público y privado de la ciudad. Es sobre una muestra de hospitales y sanatorios, no todos los centros Hace dos semanas, la SATI difundió que la ocupación de camas de terapia era del 90%, entre pacientes críticos con y sin Covid-19. Esta vez, los datos pertenecían a solo 27 centros.

Fuentes

Base de datos abiertos de casos del Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Reporte diario del Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Metodología. Cómo lo hicimos

La cantidad diaria de casos positivos y fallecidos por Covid-19 se calculó a partir del dataset de casos del Ministerio de Salud porteño.

La cantidad de camas disponibles y camas ocupadas corresponden a aquellas del sector público. Los datos se tomaron del dataset de reporte diario de la misma cartera sanitaria.

Los números de R(0) se obtuvieron mediante un pedido de acceso a la información pública al Ministerio de Salud de la ciudad.

La duplicidad de casos y la evolución de la letalidad fueron obtenidos a partir de un cálculo propio.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.