Coronavirus: la fábrica de barbijos que, desde hace un mes, trabaja las 24 horas

Por la demanda, la fábrica debió contratar a 18 empleados
Por la demanda, la fábrica debió contratar a 18 empleados Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Alejandro Horvat
(0)
5 de marzo de 2020  • 15:01

Con la cofia y el camisolín, los operarios de Anadelia S.A, una fábrica de barbijos en Villa Martelli, se mueven por el salón que es blanco y nítido, como un laboratorio. Algunos llevan muchos años en la empresa, pero otros comenzaron a trabajar hace muy poco tiempo. Desde que empezó a surgir el avance del nuevo coronavirus , que Amelia Campana, la gerenta de Producción, lo sitúa en los últimos días de enero, la compañía contrató 18 empleados nuevos y evalúan la posibilidad de contratar aún más . Trabajan 24 horas por día, de lunes a lunes, y pasaron de producir 300.000 unidades al mes, a casi 2.000.000.

Para ingresar a la sala donde se fabrica el artículo tan preciado dada la coyuntura, hay que higienizarse las manos y ponerse alcohol en gel. También hay que cubrir los cuerpos de pies a cabeza y hasta los equipos para hacer esta nota debieron ser recubiertos con un material especial para que no se contamine el lugar.

La fábrica no se detiene hace más de un mes. Incluso los operarios se organizan para cubrir los turnos en los que alguno de ellos descansa o va a almorzar. Actualmente cuentan con 66 trabajadores.

"El 26 de enero estaba comiendo un asado y me llegó un mensaje que decía que podía subir la demanda de barbijos porque había muchos pedidos de China . Ahí pensamos que esto se podía poner bravo y tomamos la decisión de empezar a abrir nuevos turnos de trabajo y contratar a más gente. Nos llamaban personas diciéndonos que se querían stockear de barbijos por si tenían que encerrarse en sus casas. Hay una gran psicosis ", detalla Campana, que es ingeniera textil.

Actualmente tenemos una demanda histórica, superior a la que tuvimos con la gripe A, pero queremos que nuestro producto vaya a quienes lo necesitan, y no que la gente los compre por miedo
Amelia Campana, gerenta de Producción de Anadelia SA

En un principio contrataron a ocho personas, pero a los tres días sumaron otras ocho y el número fue creciendo. "Ahora la máquina está 24 horas funcionando", agrega Campana. "Lamento que nuestra suerte sea por algo feo que está pasando, pero, por suerte, acá estamos trabajando mucho y hay muchos compañeros nuevos. Eso es bueno", dice Gloria Sayago, una operaria que trabaja hace siete años en la compañía.

Gran parte de la producción se destina al mercado externo
Gran parte de la producción se destina al mercado externo Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Demanda

Una parte de la producción es para el mercado local, y otra la exportan o termina siendo exportada por intermediarios que compran los barbijos con ese fin. "Nos llaman instituciones y nos piden compras muy grandes. Hace poco me llamó una y al poco tiempo me pidieron que dupliquemos la cantidad. No sabría decirte qué cantidad se exporta, porque nosotros le vendemos a muchos intermediaros. Pero nos llegaron pedidos de España, Italia, Paraguay, Japón, Canadá, Chile, Uruguay, Ecuador, Rusia, entre otros".

En la empresa hubo que tomar medidas para poder ordenar la demanda. Llegan pedidos de compra todos los días y las casillas de mail se convirtieron en algo difícil de manejar. Por eso, tuvieron que crear una casilla nueva, que está especialmente avocada a las solicitudes relacionadas a los barbijos.

La indicación de usar barbijo es solo para las personas que están atendiendo o cerca de casos sospechosos
Omar Sued, infectólogo

Aunque el negocio funciona como nunca, Campana señala: "Nosotros hacemos el barbijo quirúrgico triple capa con tiras. Lo que recomendamos es un uso responsable del barbijo, no lo tiene que usar todo el mundo. Hay que preguntarle al médico si sería conveniente usarlo. En lugares como Hong Kong, donde la crisis es importante, la gente usa nuestros barbijos en la calle. Pero, de todos modos, no te tapa los ojos y por ahí puede entrar el virus".

Ella describe que, ante el pedido de barbijos en el grupo de madres del colegio, en el que ella participa, decidió bajarle el tono a ese pedido. "'Para qué quieren barbijos', les dije. Qué médico les dijo que hay que usar barbijo, ninguno. Nosotros hacemos un producto de alta calidad, los barbijos se sellan con ultrasonido que funde la tela gracias a una máquina que trajimos de Taiwán, de ese modo no tienen ninguna perforación y cuenta con una tela que hace de filtro, pero aún así, deben consultarle al médico si es conveniente usarlo".

Omar Sued, médico de la Sociedad Argentina de Infectología, explica que la indicación de usar barbijo es solo para las personas que están atendiendo o cerca de casos sospechosos. "Estos sirven para evitar que una persona con coronavirus elimine la saliva que pueda estar infectada, pero no para frenar la entrada del virus, porque este también puede ingresar por los ojos o por tocar la superficie donde alguien haya estornudado. Dan una sensación de falsa seguridad, por eso no son recomendables para que la población general los utilice al circular por la calle".

"Actualmente tenemos una demanda histórica, superior a la que tuvimos con la gripe A, pero queremos que nuestro producto vaya a quienes lo necesitan, y no que la gente los compre por miedo y sin sentido", concluye Campana.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.