Crece la evidencia de que una temprana mutación del virus complicó el control de la pandemia