Crónica de la muerte de dos famosos anarquistas

Marcha en Buenos Aires para exigir justicia para Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, inmigrantes italianos, trabajadores y anarquistas, que fueron juzgados, condenados y ejecutados por electrocución en Massachusetts (23 de agosto de 1927)
Marcha en Buenos Aires para exigir justicia para Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, inmigrantes italianos, trabajadores y anarquistas, que fueron juzgados, condenados y ejecutados por electrocución en Massachusetts (23 de agosto de 1927) Fuente: Archivo
sacco y vanzetti fueron ejecutados esta madrugada
(0)
8 de diciembre de 2019  

22 de agosto de 1927

PRISIÓN ESTADUAL DE CHARLESTOWN.- Sacco, pálido pero sereno, gritó: "¡Viva la anarquía!", cuando se sentó en la silla. Luego, en mal inglés, dijo:

-¡Adiós a mi mujer, a mi hijo y a todos mis amigos!

Fueron ajustadas las correas mientras pronunció estas palabras:

-¡Buenas noches, caballeros; adiós, madre!

Al entrar en la cámara de la muerte, Vanzetti fue el que guardó la mayor calma. Estrechó la mano de los dos guardianes cuando atravesó la puerta de la cámara de ejecución. Sin ayuda alguna marchó hasta la silla y se sentó solo. Cuando los guardianes comenzaron a ajustarle las correas en la cabeza y al cuerpo, dijo en mal inglés: "Quiero deciros que soy inocente y que nunca estuve complicado en ningún crimen, si bien he pecado alguna vez. Os agradezco todo lo que habéis hecho por mí. Soy inocente de todo crimen, no solo de ese. No soy más que un hombre inocente".

Después, en el instante en que los guardianes pusieron las correas del caso en su lugar, gritó:

-Deseo perdonar a algunas personas lo que me están haciendo ahora.

El gobernador Fuller permaneció en su despacho hasta que comenzaron las ejecuciones; partió a las 0.15.

Ante las pizarras de dos diarios, visibles desde las oficinas de The Associated Press, el gentío recibió en silencio la noticia, y se dispersó inmediatamente después de las ejecuciones.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.