Cuestionan la presunta manipulación de embriones

Investigan el caso de dos bebas modificadas genéticamente
Macarena Vidal Liy
(0)
28 de noviembre de 2018  

PEKÍN.- Rechazo absoluto de todos los ámbitos científicos y hasta una denuncia ante la policía. Esas fueron las reacciones al genetista chino He Jiankui, que afirmó, anteayer, haber creado los primeros bebés modificados genéticamente, al usar una técnica conocida como Crispr para provocar la mutación de un gen en dos gemelas y hacerlas así, teóricamente, inmunes al virus del sida. Frente a esto, las autoridades científicas de este país ya abrieron una investigación sobre el caso.

El Comité de Edición Genética chino condenó el experimento y advirtió que va en contra de las leyes del país y el consenso de la comunidad internacional científica. El hospital donde colaboraba Jiankui lo denunció por supuesta falsificación de firmas en el permiso del comité ético que, según el centro sanitario, nunca se reunió.

Aún no se conoce con claridad si el experimento es real, si se hizo con toda la rigurosidad necesaria y con el respaldo de un comité ético. De hecho, todas las instancias a las que Jiankui aludió como implicadas en la investigación, de un modo u otro, lo desmintieron tajantemente. El hospital con el que el científico alega haber colaborado, HarMoniCare en Shenzhen (al sureste de China), dio un paso más allá y presentó una denuncia por fraude.

La Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología de China en Shenzhen, donde Jiankui era titular de un laboratorio, negó tener conocimiento de la prueba, que hubiera pedido permiso a la institución o que el experimento se hiciera en sus instalaciones.

El más alto órgano de salud en China, la Comisión Nacional de Sanidad, indicó que ordenó que las autoridades provinciales "investiguen con detalle y verifiquen" las afirmaciones de Jiankui.

El anuncio

El genetista, formado en las universidades estadounidenses de Rice y Stanford, sorprendió anteayer al mundo al anunciar el nacimiento, hace "algunas semanas", de Nana y Lulu, dos gemelas chinas a las que se les modificó el gen CCR5, que el virus del sida usa como puerta para atacar el sistema inmunológico humano. Según Jiankui, las niñas se encuentran en perfecto estado de salud, en su casa, y su experimento no ha provocado ninguna mutación no deseada.

El científico, que regresó a China en 2012, reclutó a siete parejas de voluntarios para su prueba. En todas ellas, el varón era portador del virus del sida. Hasta lograr la gestación con éxito de los embriones en Grace, la madre de las gemelas, usó once embriones en seis intentos de implantación.

En los videos de YouTube, Jiankui afirmó que está dispuesto a asumir las críticas y la polémica en torno de un paso que considera científicamente necesario. "No se trata de crear bebés de diseño, solo un niño sano", dijo. No busca "mejorar la inteligencia, cambiar el color de ojos, la apariencia ni nada similar. No se trata de eso". Su método, insiste, "puede ser la única manera de curar alguna enfermedad". ©El País, SL

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.