Destino, Australia. Un país que atrae cada vez a más jóvenes profesionales argentinos

Trinidad Ferrer,(tercera de izq. a der.) con su hermana y primas. Es licenciada en comunicación publicitaria y ya pasó por muchos trabajos que no se relacionan con su profesión
Trinidad Ferrer,(tercera de izq. a der.) con su hermana y primas. Es licenciada en comunicación publicitaria y ya pasó por muchos trabajos que no se relacionan con su profesión Fuente: LA NACION
María Ayzaguer
(0)
26 de mayo de 2019  

Agustín Videla tenía 28 años y un trabajo monótono de revisión de contratos cuando aplicó a una visa Work & Holiday (trabajo y vacacionar, por su traducción del inglés) en Australia. Abogado y fanático del surf, quiso tener la experiencia de vivir cerca del mar, en otra cultura y con otro idioma. Apenas llegó a Bondi Beach -una popular playa de Sidney - se enteró de una búsqueda laboral para el día siguiente. "Mi primer trabajo fue como peón de una empresa de mudanza, me pagaban 20 dólares australianos (US$13,85) la hora y era dinero muy fácil. Empecé un sábado, había quedado en tomar una cerveza con un amigo a la noche y tuve que cancelar: estaba liquidado", cuenta riéndose, de vuelta en Buenos Aires. Después levantó escombros, aisló térmicamente ambientes, podó arboles, trabajó en bares y ordenó depósitos. Lejos de lamentarse de no haber trabajado en lo que se había formado, logró ahorrar mucho dinero y recorrer el sudeste asiático.

Videla es apenas uno más de los cientos de argentinos, en su mayoría jóvenes y profesionales, que cada año viajan a Australia en busca de trabajos que les permitan ahorrar dinero rápido y viajar. Para muchos, el objetivo final es conocer ciudades de Asia.

La embajada de Australia en la Argentina emite 1500 visas de Work & Holiday por año, que permiten trabajar y viajar por 12 meses a jóvenes que puedan acreditar estudios. Este cupo se duplicó en 2017 -hasta entonces eran 700- y se agotan apenas se abre cada temporada en julio. "Nunca sobra", explican voceros de la embajada. Esta visa se puede extender por un año más para aquellos que realicen determinados trabajos en ciertas zonas del país. Se estima que, por fuera de las 1500 visas oficiales, hay un universo grande que ingresa al país con pasaportes extranjeros. Desde la embajada estiman que son muchos, pero no hay forma de contabilizarlos. Otro gran contingente de argentinos va a estudiar a Australia cada año: el año pasado fueron 1260, cuando hace cinco años eran menos de 300.

Yerba en un supermercado de Manly, uno de los lugares favoritos de los argentinos que van a trabajar a Australia
Yerba en un supermercado de Manly, uno de los lugares favoritos de los argentinos que van a trabajar a Australia Fuente: LA NACION

La gran mayoría de los jóvenes que van a trabajar se establecen en Bondi Beach y en Manly, más hacia el norte. En cada una de esas zonas hay tres grupos de WhatsApp para argentinos en el que se avisan de trabajos, cuartos de alquiler, cambio de divisas y viajes compartidos. Se vende yerba en los supermercados y sobran grupos con guitarras en la playa. "Hay tantos argentinos que te ponés a pensar si de verdad estás en Australia", cuenta Videla, que terminó quedándose por siete meses.

Clara Preve es porteña y llegó hace dos meses a Sidney con su pasaporte italiano. "Preferí venir a un lugar que no esté lleno de argentinos para poder conocer a otra gente", dice la joven de 22 años, que en 2018 viajó por la India, Nepal y Sri Lanka, y ahora quiere hacer base en Australia para seguir recorriendo Asia. "Me gusta poder trabajar y estar cerca de todos los destinos que quiero conocer". Ella consiguió un trabajo relacionado con su profesión. Es licenciada en Comunicación y dos veces por semana acude a una pasantía en periodismo. El resto de los días hábiles se desempeña como recepcionista en un centro médico.

Abogado y fanático del surf, Agustín Videla estuvo siete meses entre Sidney
Abogado y fanático del surf, Agustín Videla estuvo siete meses entre Sidney Fuente: LA NACION

El número de argentinos que viajó a estudiar a Australia creció exponencialmente en los últimos cinco años. Según Austrade, la Comisión de Comercio e Inversiones de ese país, la cifra aumentó un 350% entre 2013 y 2018. Parte de este crecimiento se explica por el gran trabajo de difusión que está haciendo el gobierno australiano para posicionarse como un destino educativo. "Australia siempre fue uno de los destinos preferidos por estudiantes de todas partes del mundo y acostumbraba a estar en el tercer lugar. Hoy ya desterró a Inglaterra y quedó segundo después de Estados Unidos", explica Carola Wober, directora de CW International Education. Dentro de los estudiantes globales que van hacia ese destino, la Argentina fue uno de los diez países que más creció en 2018.

Según indica, el número de argentinos que viaja a Australia viene en aumento desde hace diez años "sin parar", en parte por una política atractiva de visas. "La Work & Holiday empezó hace cinco años y realmente sirvió para aumentar el flujo entre los dos países. Luego las facilidades para quienes terminan posgrados, pueden hacerlo si la empresa en la que trabajan los esponsorea, que es muy probable. Australia tiene una población muy pequeña en un territorio enorme: son 23 millones y hacen falta profesionales".

Los posgrados y las carreras de grado en Australia rondan los AUD30.000 por año, lo que equivale a unos US$20.600, según explica Gabriela Herrera Vidal, directora de ANZ Group. "Esta inversión se puede recuperar no como estudiante, ya que la visa permite trabajar part time en época de estudios y full time en vacaciones, pero sí una vez finalizada una carrera de grado o posgrado. Ahí se puede postular a una visa post study de dos años para trabajar y así es posible recuperar la inversión" .

Clara Preve está haciendo una pasantía en periodismo y trabajando como recepcionista en una clínica. Aprovecha los fines de semana para viajar
Clara Preve está haciendo una pasantía en periodismo y trabajando como recepcionista en una clínica. Aprovecha los fines de semana para viajar Fuente: LA NACION

Cuando tenía 26 años, Carla Abbate viajó a Australia para hacer un posgrado que no encontraba en la oferta argentina. "Trabajaba en consumo masivo y quería virar mi carrera hacia el lado social. Quería profesionalizarme, pero no a través de un MBA. Me fui a hacer el Master on Development Studies (desarrollo social) de la Universidad de Sidney", cuenta de regreso en Buenos Aires.

Durante la cursada trabajó de moza, porque la visa de estudiante le permitía trabajar hasta 20 horas semanales, con lo que afirma vivía tranquilamente. A través de una materia optativa pudo hacer una pasantía en Childfund, una ONG internacional, donde después obtuvo una posición paga. Terminado el máster trabajó más de un año en otra organización que se enfoca en la reinserción laboral de personas en situación de indigencia.

Carla no podría decir si alcanzó a recuperar la inversión inicial: "Ni saqué la cuenta porque usé ahorros que estaban destinados a eso, y también pude viajar unos meses por Asia. Fue una inversión de una decisión de vida". De regreso en Buenos Aires después de dos años y medio, hoy dirige Voy con vos, una asociación civil por la educación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.