El 21 de noviembre se celebra en Argentina el Día de la Enfermería, un día para recordar la importancia del rol del enfermero en el sistema de salud, el valor que tienen los programas de capacitación para la atención a pacientes y la mejora continua de prácticas y procesos

01:12
Video
(0)
20 de noviembre de 2019  • 14:59

La capacitación permanente del personal de enfermería permite mejorar la atención de los pacientes y promover prácticas mucho más seguras, pero además, como se trata de un servicio transversal a todo el centro de salud, se optimizan muchos de los procesos internos de las áreas de atención sanitaria.

El "Programa de Educación Permanente en Salud para los Servicios de Enfermería" de Pan American Energy busca promover la capacitación del recurso humano que ejerce esta disciplina, con el fin de impulsar su desarrollo integral y mejorar los servicios de salud en Neuquén y Salta.

"Entendemos que el enfermero tiene un rol clave en el sistema de salud de estas localidades ya que conoce la comunidad en la que trabaja al formar parte de ella, por eso, nos propusimos diseñar un programa para empoderarlo en su rol", afirma Agustina Zenarruza, gerente de Sustentabilidad de Pan American Energy.

Asimismo, la Licenciada en Enfermería y directora de Posgrados de la Escuela de Enfermería de la Universidad Austral, Gretel Desmery, afirma que "en un hospital, la enfermería es quien está las 24 horas del día y los 365 días del año. Y sus competencias son hoy un diferencial en los resultados de salud de las personas".

Agustina Zenarruza, gerente de Sustentabilidad de PAE y Gretel Desmery, directora de Posgrado de la Escuela de Enfermería de la Universidad Austral
Agustina Zenarruza, gerente de Sustentabilidad de PAE y Gretel Desmery, directora de Posgrado de la Escuela de Enfermería de la Universidad Austral

El programa impulsado por Pan American Energy con el objetivo concreto de optimizar el servicio de salud en dos de las localidades donde tiene operaciones, fue implementado desde el 2012 en el Hospital Provincial de Neuquén Castro Rendón y desde 2017 en el Hospital Zonal Juan Domingo Perón de Tartagal, Salta. En ambos casos, el programa se implementa en conjunto con la Escuela de Enfermería de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

"El Castro Rendón es el hospital de mayor complejidad de la provincia de Neuquén. Allí comenzamos con algunas capacitaciones como la recepción de los niños en cardiología, poscirugía de cardiopatía congénita y después hicimos un programa de oncología. Por otra parte, el hospital de Tartagal recibe una gran heterogeneidad de pacientes, dado que hay pueblos originarios, grupos locales y mucha migración de países limítrofes. La epidemiología es muy vasta", detalla Desmery.

El Programa ya ha capacitado a más de 2500 enfermeros y otros 100 han recibido formación en la atención al paciente oncológico. Su implementación ha dado resultados concretos, como por ejemplo la creación de un Comité de Calidad y Seguridad y el diseño de un Protocolo de Identificación de Pacientes, ambos claves para disminuir la incidencia de errores.

"En el Hospital de Tartagal, ocurría que quienes disponían de los residuos patológicos eran los enfermeros y no tenían el conocimiento de qué era patológico y qué no, lo cual le generaba al hospital un exceso de kilos por tratamiento de basura y un gasto extra. Al mejorar la recolección de los residuos mediante capacitaciones, le generamos al hospital una reducción de costos que ahora pueden destinar para otros insumos", grafica Agustina Zenarruza.

El programa puso en evidencia tanto en Neuquén como en Tartagal que un servicio de enfermería capacitado, actualizado y comprometido se termina convirtiendo en un verdadero pilar transformador de las prácticas hospitalarias. "La educación permanente los empodera y les da mayor seguridad en el trabajo, genera un cambio cultural. Es muy interesante porque ellos mismos se terminan preguntando cómo podrían mejorar el servicio en el que están. Es un trabajo colectivo, participativo, motivador y de construcción", señala Desmery.

Entre los resultados que exhibe el programa, se encuentra la reducción en un 88% de la incidencia global de la flebitis asociada a accesos venosos periféricos, es decir, la inflamación de una vena por la inserción de un catéter intravenoso. Asimismo, se disminuyeron en un 62% los incidentes relacionados con la administración de drogas oncológicas y de alto riesgo, y se eliminaron por completo los "eventos centinela", que son aquellos que pueden causar a un paciente daño permanente o la muerte por una causa distinta a la de su ingreso al centro de salud.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.