Dialogar sin invadir, ése es el desafío