Dos docentes argentinos fueron elegidos entre los 50 mejores del mundo

Se trata del Global Teacher Prize (GTP), el premio de un millón de dólares que es considerado el Nobel de la educación.
Se trata del Global Teacher Prize (GTP), el premio de un millón de dólares que es considerado el Nobel de la educación. Crédito: Fundación Varkey
Luciana Vázquez
(0)
12 de diciembre de 2018  • 21:58

Una profesora de historia de la provincia de Santa Fe y un profesor de una escuela técnica de la provincia de Buenos Aires fueron elegidos como dos de los cincuenta mejores docentes del mundo en el Global Teacher Prize (GTP), el premio de un millón de dólares que es considerado el Nobel de la educación. Competían 10 mil candidatos, llegados desde 179 países.

"Cuando un chico encuentra algo que le gusta, la escuela es el puente hacia ese futuro. La inclusión mentirosa del ´pobrecito, que vaya pasando´, no es el camino. Es lo contrario: hay que exigirles y darles oportunidades". Así se expresa María Cristina Gómez para LA NACION, la candidata santafesina. Es docente de la escuela Escuela N°572 El Ceibo y del colegio parroquial Santa Margarita N° 8185, ambas ubicadas en Rosario y en barrios de población vulnerable.

"Mi propósito es que los chicos puedan comunicarse, expresarse, que pierdan la timidez y desarrollen un sentido de pertenencia, participación, ayuda mutua colaborando con el compañero que, por ejemplo, no sabe leer", explica Martín Salvetti, que trabaja como docente jefe del área de automotores en la Escuela Técnica N°5 "2 de Abril", de Temperley, en donde también es responsable de la Formación Profesional para Adultos. Allí, Salvetti creó una radio en 2001, que funciona todos los días y donde las únicas voces que salen al aire son la de los chicos, que también producen los programas.

Los cincuenta docentes elegidos en esta primera etapa del premio residen en 39 países del mundo. Además de Argentina, entre los candidatos firmes hay maestros y profesores de Uruguay, Chile, Brasil, Colombia, dentro de América del Sur, además de candidatos de Canadá, Estados Unidos, Italia, Serbia y Palestina, entre tantos otros países.

Esta es la quinta edición del GBT, organizado por la Fundación Varkey, que tiene sede en Londres y fue creada por el multimillonario nacido en India, Sunny Varkey. El premio busca subrayar el valor de los docentes a la hora de alcanzar una educación de calidad para todos los chicos y adolescentes, sin importar su origen social.

Crédito: Fundación Varkey

Una ventana al mundo

"Alta vulnerabilidad. Hay alumnos que perdieron la vida, víctimas del narcotráfico ", así describe Gómez al alumnado del Santa Margarita, donde da Historia en el nivel secundario. Además, atiende a una población muy vulnerable, en una barriada donde operan Los Monos , la temida banda de narcotraficantes de Rosario.

Pocos alumnos logran egresar de ese colegio: de dos divisiones de treinta alumnos cada una en primer año, solo egresan 5 alumnos de una y 8 de otra. "Por eso es importante que vean otra realidad. Hay que sacarlos del barrio, del ghetto, y llevarlos a otra experiencia", explica Gómez.

Cita entonces el caso de una alumna que llegó "rebotada" de tres colegios distintos, marcada por su condición de repetidora, que terminó convirtiéndose en la mejor alumna, logró terminar el secundario a los 20 años y hoy trabaja en una empresa y participa como tutora del proyecto Modelos de Naciones Unidas .

Este es un programa de aprendizaje basado en un proyecto en el que alumnos de secundaria simulan el mecanismo de la ONU , representan a los distintos países y a lo largo de todo un año, trabajan de forma interdisciplinaria con las distintas áreas del colegio. Gómez lo llevó a la Asociación Conciencia Rosario, organización que dirigió en Buenos Aires 20 años atrás.

Esta es una de las innovaciones pedagógicas que llevó a Santa Margarita en 2012 y que implementa desde hace más de veinte años en las distintas instituciones donde trabajó. "El Modelo de Naciones Unidas permite despertar vocaciones. Algunos se vuelcan por las ingenierías a partir de esa experiencia", comenta la profesora de historia.

La candidata santafesina María Cristina Gómez es docente en las escuelas Escuela N°572 El Ceibo y del colegio parroquial Santa Margarita N° 8185
La candidata santafesina María Cristina Gómez es docente en las escuelas Escuela N°572 El Ceibo y del colegio parroquial Santa Margarita N° 8185 Crédito: Fundación Varkey

Gómez, de 57 años, se recibió de licenciada y profesora de Historia en la Universidad Católica de Rosario y fue docente en todos los niveles. Además, tiene una maestría en Economía y Ciencia Política por la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE).

Además, en la Escuela 2 de El Ceibo, Gómez enseña orientación laboral a alumnos de quinto año, también de una zona empobrecida de Rosario que está ubicada justo donde termina una de las avenidas que llegan hasta Buenos Aires. Su trabajo en sociedad con la Fundación Fonbec, permite que algunos alumnos sigan estudiando en la universidad. Explica: "Este año cuatro estudiantes se presentaron a una beca organizada por Fonbec para ingresar a la Universidad Austral de Rosario, con la que tiene un acuerdo".

Para la Fundación Varkey, los logros de Gómez se centran en el desarrollo de "estrategias y programas que lograron quebrar el círculo vicioso del fracaso escolar en barrios vulnerables; por ejemplo, donde prevalece la guerra entre pandillas asociadas al narcotráfico".

Esta profesora también aprovecha las innovaciones tecnológicas para dar sus clases, y cuenta: "Muchos de los alumnos no tienen libros, no les alcanza para comer, son vulnerables, pasan hambre pero tal vez tienen un celular. En vez de pelearme con los celulares, decidió aprovecharlos". Gómez obtuvo el reconocimiento como Profesora Innovadora Experta de Microsfot y creó www.profecristinablog.com, un blog para darle vitalidad a sus clases. Además, apela a programas de juegos como Kahoot y produce su propio contenido para las materias que enseña.

El desafío es grande. Lo suyo es innovación en contexto desfavorables, aunque las escuelas no quedan en el medio de una villa sino en barrios obreros atravesados por la decadencia. "En ninguna de las dos escuelas tenemos conexión a internet. En el colegio Santa Margarita este año instalaron una sala de computación con wifi pero en la escuela pública no tenemos", cuenta. Los chicos usan sus propios datos y para mirar documentales, usan la cuenta de Netflix de la bibliotecaria.

Crédito: Fundación Varkey

Radio y motores

"Los chicos se aburren y se llevan muchas materias. Hay que cambiar el diseño curricular, que tiene contenidos muy atrasados en las escuelas técnicas. Hay que ofrecer más dinamismo, más llegada a los chicos, conocerlos. Las clases magistrales no van más". Lo dice Martin Salvetti, de 45 años, que empezó a trabajar como docente cuando tenía 21 años, en 1994, en la misma escuela técnica donde estudió entre 1984 y 1992.

Entró allí como preceptor, luego de recibirse como técnico automotor. Se capacitó como docente en el Instituto de Formación de Brandsen y luego estudió periodismo en la Escuela de Araujo y Niembro.

Su dos pasiones, los motores y el periodismo, moldearon su trabajo docente en la Escuela Técnica 2 de Abril de Temperley, en "pleno barrio inglés". Pero el 95% de los alumnos no es de la zona, explica Salvetti. En general tienen una hora de viaje para llegar.

Hay ocho divisiones de cuarenta alumnos cada una que llegaron de 120 escuelas primarias distintas. En la escuela hay en total 1500 alumnos -de los cuales solo 50 son mujeres- y un equipo docente de 700 profesores. Allí se reciben de técnicos en automotores, electrónicos o electromecánicos.

Martín Salvetti trabaja como docente jefe del área de automotores en la Escuela Técnica N°5 “2 de Abril”, de Temperley
Martín Salvetti trabaja como docente jefe del área de automotores en la Escuela Técnica N°5 “2 de Abril”, de Temperley Crédito: Fundación Varkey

"Es una escuela muy buscada por su nivel en mecánica", explica Salvetti, que es profesor de Motores de Combustión Interna, Conomiciento de los Materiales y Dibujo Técnico. En 2017, sus alumnos de séptimo año ganaron las Olimpíadas Nacionales de Electrónica.

El taller de radio lo creó en la crisis de 2001. Y, desde 2016, participa junto a otros docentes del proyecto "Un carro por un caballo" en asociación con la municipalidad de Lomas de Zamora, en el que los alumnos trabajan sobre motos incautadas para transformarlas en "motocarros" que son entregadas en préstamos a trabajadores locales con la condición de que entreguen los caballos que empujaban sus carros. "Es una manera de combatir la tracción a sangre. La municipalidad cubre el seguro y el combustible al carrero", cuenta Salvetti.

En febrero, se conocerán los diez finalistas del premio surgidos de los cincuenta candidatos preseleccionados, que viajarán a Dubái para participar del Global Education and Skills Forum (GESF) el domingo 24 de marzo. Allí se entregará el premio al único ganador.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.