srcset

Proyecto Naturaleza

El encuentro de Alondra y Coco: las nutrias gigantes que estaban extintas y formaron pareja

(0)
7 de febrero de 2020  • 11:44

El lobo gargantilla, la especie de nutria más grande del mundo, solía nadar y sumergirse en los ecosistemas acuáticos de Corrientes hasta mediados del siglo XX. El animal cumplía el rol de depredador tope y se alimentaba de peces y yacarés.

Hoy está extinto en la provincia y en toda la Argentina, pero gracias al esfuerzo de la Fundación Rewilding Argentina (ex CLT) junto a la Administración de Parques Nacionales, el Ministerio de Ambiente de Nación y la Provincia de Corrientes, la especie será reintroducida en las aguas dulces de la Argentina.

Alondra y Coco en Iberá
Alondra y Coco en Iberá

Alondra, el primer ejemplar hembra donado por el Zoológico de Budapest, llegó a la Argentina en marzo del año pasado. Meses más tarde, su posible pareja, un ejemplar denominado Lobo proveniente de Suecia, murió durante el viaje por problemas pulmonares.

Por suerte, la Asociación de Zoológicos y Acuarios de Europa a través de su Programa de Especies Amenazadas, consiguió otro ejemplar macho de nombre Coco que llegó en diciembre a nuestro país desde Dinamarca y tras un proceso de cuarentena, el domingo pasado fue trasladado al corral de presuelta donde lo esperaba Alondra.

Alondra y Coco en Iberá
Alondra y Coco en Iberá

Coco y Alondra, la nueva pareja, se encuentran en el corazón del Parque Iberá, en la Isla de San Alonso. Contrario a los pronósticos, la junta de ambos animales resultó "extremadamente tranquila". Según la bióloga brasileña Caroline Leuchtenberger, experta en comportamiento de nutrias gigantes e integrante de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), "primero se observaron y olfatearon a través de las rejas de sus respectivos corrales. Una vez unidos en el corral de presuelta, se pasaron horas nadando juntos e incluso descansaron en la misma madriguera durante la noche".

Alondra y Coco en Iberá
Alondra y Coco en Iberá

Se trata de una primera etapa que podría culminar con la llegada de cachorros que constituirán el núcleo fundacional para la creación de una población autosustentable de nutrias gigantes en Corrientes. Pero la pareja criada en cautiverio primero debe aprender a sobrevivir sin la ayuda del ser humano.

El espacio en el que se encuentran está delimitado por una estructura compleja a orillas de la laguna Paraná y que posee una parte acuática y otra de tierra para poder adaptarlos al hábitat en el que vivirán en libertad. A su vez, Matías Greco, un veterinario santafesino a cargo del cuidado y entrenamiento de los animales, pesca a diario el alimento de los dos animales para que aprendan a capturar presas vivas. Tras varios meses en el corral, Alondra ya es una diestra pescadora de pirañas, sábalos y bogas.

Carolina y Matías, los encargados de la reintroducción
Carolina y Matías, los encargados de la reintroducción

El coordinador de proyecto de reintroducción en Iberá, Sebastián Di Martino, explicó a LA NACION: "Ya se logró que se acepten como pareja. Ahora esperamos que tengan cachorros durante el transcurso de este año. Coco y Alondra nunca fueron padres, por lo tanto decidimos que tengan a sus primeros hijos en el corral de presuelta para que crezcan en condiciones controladas y monitoreadas". Y agregó: "Una vez que los juveniles se muestren saludables, todos serán liberados".

A su vez, Daniel Somma, presidente de la Administración de Parques Nacionales manifestó que "se trata de una iniciativa histórica que permitirá el regreso a nuestro país de un mamífero que se extinguió hace más de 30 años. Es un plan auspicioso que permitirá alcanzar un ecosistema completo y funcional".

Junta de Alondra y Coco en Iberá
Junta de Alondra y Coco en Iberá

Las nutrias gigantes y su extinción en la Argentina

Las nutrias gigantes pueden llegar a medir 1,8 metros y pesar 33 kilos. Los registros históricos indican que el rango de distribución de esta nutria se extendió desde la cuenca alta del Bermejo en Salta y Jujuy hasta el centro de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos por los ríos Paraná y Uruguay.

Entre las variables que contribuyeron a su exterminio está su comportamiento diurno, sociable y curioso que provocó miedo entre los antiguos exploradores. Se sumaron las alteraciones del hábitat y la caza furtiva para el uso de su piel.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.