El fondo del mar es más desconocido que el suelo lunar