El gobierno porteño enfría la polémica con la Casa Rosada