Elevan a juicio la causa por abusos sexuales en el Instituto Próvolo de Mendoza

Los padres y maestros protestaron en repertidas oportunidades en la puerta del establecimiento
Los padres y maestros protestaron en repertidas oportunidades en la puerta del establecimiento Fuente: Archivo
Pablo Mannino
(0)
15 de mayo de 2018  • 21:14

MENDOZA.- El resonante caso de abusos sexuales contra chicos sordomudos del Instituto Antonio Próvolo de Mendoza ha sido elevado a juicio. Aunque aún se desconoce la fecha de inicio del debate, desde el Ministerio Público Fiscal confirmaron que los cuatro imputados en la causa principal deberán sentarse en el banquillo de los acusados en los próximos meses.

De esta manera, los sacerdotes Nicola Corradi (82) y Horacio Corbacho (56), líderes de la institución, así como los exempleados Jorge Bordón (50) y Armando Gómez (46) tendrán que responder por más de una veintena de hechos denunciados en su contra, lo que motivó el inicio de la investigación a fines del 2016, la cual ha sido liderada por el fiscal Gustavo Stroppiana. Durante el transcurso de la pesquisa se conoció que en 2008 existió una primera denuncia que fue desestimada y archivada, lo que terminó hace un par de meses con dos fiscales sancionados administrativamente.

A partir de ahora se inicia la etapa de notificación de las partes y de eventuales rechazos al requerimiento oficial, por lo que aún no se puede determinar una fecha de iniciación del juicio.

En tanto, sobre los demás expedientes que tienen bajo imputación a dos monjas, directivos y otros empleados del establecimiento todavía no se ha realizado el requerimiento de elevación a debate, informaron fuentes judiciales. Por este motivo, la Justicia permanece con la instrucción de otras pesquisas para intentar determinar el nivel de participación en los hechos.

Durante la etapa de instrucción, con el testimonio de las víctimas, se pudo reconstruir lo que ocurría en la Casita de Dios, sobre todo con los menores de sitios más alejados, que debían quedarse a dormir en la entidad educativa. Lo que se constató además con las pericias, sobre todo las de Cámara Gesell, es que los damnificados presentaron evidencias de estrés postraumático.

De las 14 personas imputadas por los ataques sexuales, sólo cuatro se encuentran tras las rejas. Además de Corbacho, los alojados en el penal son los exadministrativos Bordón y Gómez, así como la cocinera de la institución Noemí Paéz, quien está detenida en el penal de mujeres de Agua de las Avispas, en la localidad montañosa de Cacheuta. En tanto, el cura Corradi goza del beneficio de prisión domiciliaria por su avanza edad, al igual que las monjas Kosaka y Asunción Martínez, y otros directivos y personal del colegio. En tanto, uno de los primeros acusados fue sobreseídos de la causa, luego de ser declarado inimputable por padecer un retraso mental. Además, este hombre habría sido víctima de abusos por parte de sacerdotes durante su infancia en la sede del Instituto en La Plata.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.