Expulsarlas o integrarlas, las alternativas para terminar con el flagelo de las barras bravas