Irene Gentle, editora ejecutiva del Toronto Star de Canadá: "La pandemia implica informar, humanizar y conectar"

Irene Gentle, editora ejecutiva del Toronto Star: "Estamos viviendo algo increíble, que cambia nuestro sentido del tiempo, comunidad, civismo, sociedad, vecindario, igualdad. Nuestras suposiciones quedan al descubierto y se deshacen"
Irene Gentle, editora ejecutiva del Toronto Star: "Estamos viviendo algo increíble, que cambia nuestro sentido del tiempo, comunidad, civismo, sociedad, vecindario, igualdad. Nuestras suposiciones quedan al descubierto y se deshacen" Crédito: Gentileza Toronto Star
Gastón Roitberg
(0)
28 de octubre de 2020  • 02:23

Irene Gentle es la editora ejecutiva del Toronto Star. Es la primera mujer en ocupar ese rol en la historia de periódico canadiense, previa escala como Managing Editor y responsable de las secciones Ciudad y Negocios.

Con la pandemia de coronavirus en el centro de la escena, Canadá fue elegido como el segundo mejor país del mundo, según el informe 2020 Best Countries de US News & World Report. Pero como contracara, la gestión de la crisis sanitaria es motivo de controversia, a pesar de tener cifras muy diferentes a su vecino, EE.UU, el más afectado en contagios y fallecidos..

En una entrevista para la serie "Coronavirus y medios" de LA NACION, la periodista da su punto de vista sobre la gestión sanitaria del gobierno de Justin Trudeau, enumera los contenidos que generaron más interés de las audiencias y cuenta qué estrategias pusieron en marcha para evitar publicar una noticia falsa vinculada a las temáticas de salud.

- ¿Cómo evalúa la gestión del gobierno canadiense en la lucha contra la pandemia?

- El gobierno federal actuó muy rápidamente para poner en marcha un programa de ayuda financiera para las personas que de repente se quedaron sin trabajo o con un trabajo muy reducido debido a los cierres. También se consideró que en general cumplió con las reglas de salud pública, lo que suena como una vara muy baja, pero que de alguna manera no lo es. Sin embargo, eso también vino con críticas al gasto salvaje y los problemas de transparencia antidemocráticos. Entonces es una mezcla. La salud pública se ve afectada más directamente por los gobiernos provinciales de Canadá y el desempeño de estos varió sustancialmente. En Ontario, donde estamos, se consideró que la pandemia proporcionaba al líder una voz más humana, una disminución del partidismo y una perspectiva más compasiva. En el lado negativo, los mensajes de salud pública han sido dañinamente inconsistentes: se ve que el líder confunde o malinterpreta las reglas de salud pública y también a veces las burla personalmente. También es notable la brecha con los buenos datos, lo que dificulta una acción coherente o responsable. Cosas conocidas y requeridas, como buenas pruebas abundantes y rastreo de contactos rápidos y completos, fueron mal manejadas e implementadas, dejando al gobierno y a las personas vulnerables. Las lecciones de la ola 1 no se aprendieron ni se pusieron en práctica. Los datos y conocimientos del gobierno parecían estar por detrás de los de la ciencia, los médicos y el periodismo. Entre otras cosas. Todo esto podría llevar a un colapso de la confianza pública. Es importante humanizar, pero también hay que estar con las alarmas prendidas.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau
El primer ministro canadiense Justin Trudeau Fuente: AFP

- ¿Por qué Canadá está en una situación sanitaria diferente a EE.UU a pesar de la proximidad?

- Podría decirse que existe un nivel de confianza en las instituciones de Canadá, incluido el gobierno y la salud, que parece estar ausente en los EE.UU. Es menos probable que cuestiones como las máscarillas y el distanciamiento se consideren aquí más cuestiones políticas que relacionadas con la salud pública. Las políticas gubernamentales parecían tomarse el virus en serio y nunca hubo una cuestión seria de funcionarios que negaran su existencia. Cerramos la frontera con Estados Unidos y nos mantuvimos firmes en eso. Generalmente, los partidos políticos intentaron llevarse bien por el bien común en lugar de luchar. Se dio prioridad a las personas.

- ¿Qué medidas implementaron en el Toronto Star para prevenir casos en la Redacción?

- Empezamos a trabajar de forma totalmente remota en marzo y seguimos haciéndolo. Alentamos a los periodistas a realizar entrevistas e investigaciones de forma remota siempre que sea posible y a distanciarse socialmente -más el uso de barbijos- cuando no sea posible. En las semanas previas a que fuéramos al trabajo a distancia, buscamos abastecernos de máscaras y esterilizadores de manos. Requerimos un control previo y la aprobación de un alto ejecutivo antes de que alguien pueda ingresar a la Redacción. Si sabemos de un posible peligro de Covid, aislamos por completo el espacio de trabajo, lo desinfectamos y limpiamos profundamente. Tratamos de fomentar el apoyo de salud mental para quienes lo necesitan y ser conscientes y apoyar el trabajo desde casa, los problemas y las preocupaciones de balance entre la vida personal y profesional. Apoyamos totalmente la cuarentena cuando se solicita. Somos muy conscientes de los riesgos que plantea el virus no solo para nuestros periodistas sino también para sus familias, lo que ha llevado a un mayor grado de atención.

La redacción del Toronto Star
La redacción del Toronto Star Crédito: Gentileza Toronto Star

- ¿Qué acciones implementadas durante la pandemia llegaron para quedarse cuando llegue la nueva normalidad?

- Es muy probable que algunos trabajos remotos continúen durante algún tiempo. Es poco probable que la oficina, como la conocíamos, regrese por nosotros, lo que significa mirar un modelo híbrido, con algunos remotos, algunos en persona en el futuro. Las precauciones para la salud, como el enmascaramiento y el distanciamiento, se mantendrán durante el tiempo que dure el virus, que podría tardar algún tiempo. Nos ha liberado en términos de pensar en los empleados geográficamente. A veces es necesario vivir en el área de la oficina. A veces, realmente no es así, dependiendo del rol. En términos de la sociedad, creo que los cambios en línea versus en persona continuarán, como tendencia, no al por mayor. Espero que algunas lecciones aprendidas puedan ayudarnos a todos a luchar por una sociedad y una economía más sostenibles e igualitarias. Soy optimista, pero no tengo esperanzas, o tengo esperanzas, pero no soy optimista, si es que eso tiene sentido.

- ¿Qué contenidos del sitio marcaron la diferencia en las preferencias de los lectores?

- El Covid continúa capturando la atención de lectores y suscriptores en general, especialmente las historias basadas en datos, ciencia y salud. Hemos tratado de conectarnos con la psicología del momento de la pandemia, es decir, hemos tratado de ponernos donde estaría la cabeza de las personas durante las diversas etapas de la pandemia, y con eso elegir qué tipo de historias satisfacen sus necesidades, así como el volumen de historias de covid necesarias para satisfacer sus necesidades. Vimos una disminución real en el apetito de los lectores por el partidismo político, por lo que si bien la responsabilidad del gobierno es una misión central para el periodismo, buscamos mantenernos fieles a eso sin desviarnos hacia la cobertura de la política partidista siempre que sea posible. Encontramos historias con las que se puede relacionar, que realmente hablaban de algo en la vida de las personas en este momento, a las que se respondía bien. Buscamos proporcionar datos y otras historias que la gente deseaba, pero que no recibían de sus gobiernos. Y luego, en medio de la pandemia, explotó el antirracismo y el ajuste de cuentas social. Responder a eso, amplificar voces que antes no se habían escuchado bien, se convirtió en una prioridad. Historias que implican informar, humanizar y conectar. También historias que exponen las lagunas que dejó al descubierto la pandemia. El virus no discrimina, pero debido a que muchas otras cosas lo hacen, el impacto del virus se siente de manera muy diferente en distintas personas, diferentes trabajadores, diferentes vecindarios. Tratamos de mostrar eso claramente y buscamos soluciones.

Irene Gentle, editora ejecutiva del Toronto Star de Canadá: "Las lecciones de la ola 1 no se aprendieron ni se pusieron en práctica. Los datos y conocimientos del gobierno parecían estar por detrás de los de la ciencia, los médicos y el periodismo"
Irene Gentle, editora ejecutiva del Toronto Star de Canadá: "Las lecciones de la ola 1 no se aprendieron ni se pusieron en práctica. Los datos y conocimientos del gobierno parecían estar por detrás de los de la ciencia, los médicos y el periodismo" Crédito: Gentileza Toronto Star

- ¿Cómo impactó la pandemia en términos de audiencia digital y suscripciones? ¿Afectó la circulación papel?

- Afortunadamente, la suscripción en papel se mantuvo bastante estable a pesar de que grandes cantidades de contenido desaparecieron en gran medida por un tiempo (deportes, entretenimiento en vivo). Los lectores entendieron lo que estaba sucediendo. Y seguimos logrando cumplir. Digitalmente, hemos visto un buen aumento de las suscripciones y del tráfico general hasta ahora. Como muchos medios, vimos un gran aumento en los primeros meses. Eso disminuyó, pero hemos sido muy afortunados de mantener los avances en ambas áreas. Hemos trabajado bastante en eso, en parte porque nos tomamos muy en serio nuestro papel en la salud, el servicio y la equidad pública. Estábamos bastante bien equipados filosóficamente y en misión periodística para este momento. Aunque, como todos los demás, tampoco estábamos preparados para el hecho de este virus y cómo ha cambiado todo.

- ¿Qué estrategias pusieron en marcha para evitar publicar una noticia falsa vinculada a la temática salud?

- Trabajamos muy de cerca con todo tipo de especialistas en ciencia y salud. Tenemos cuidado de decir lo que no sabemos y dejamos muy claro que el conocimiento de la ciencia y la salud está evolucionando de manera tan cambiante. Continuamos escribiendo cartillas y explicaciones para ayudar. Contratamos a expertos en salud y finanzas para hablar directamente con los lectores y responder a sus preguntas. No amplificamos las voces anticientíficas. Intentamos ser transparentes y útiles en todo momento. Consideramos que es nuestro trabajo ayudar a las personas a superar esto de tantas formas posibles. Y eso significa ser responsable, accesible, implacable en la búsqueda de formas de explicar, exponer y ayudar.

Irene Gentle con parte de su equipo de editoras y editores
Irene Gentle con parte de su equipo de editoras y editores Crédito: Gentileza Toronto Star

- ¿Cómo se está implementando la vuelta a la nueva normalidad en su país?

- En etapas, con baches, de manera diferente de acuerdo a la particularidad de cada región. Intentando aprovechar tanto la salud como la economía. Es un trabajo en progreso, en parte porque quién sabe cómo se verá y se sentirá la nueva normalidad. En este momento, muchos están tratando de atravesar una segunda ola, el invierno largo, oscuro y frío que se avecina y el conocimiento de que esto nos acompañará por algún tiempo.

- ¿Qué contenidos digitales de otros medios le llamaron la atención por su calidad?

- The New York Times y The Washington Post tenían muy buenos gráficos sobre cómo se propagan las gotas o los aerosoles. Imágenes como esa son alarmantes, pero efectivas. Datos que exponen cosas como el exceso de muertes, la movilidad por clase socioeconómica, cosas que muestran el impacto desigual del virus.

- ¿Cómo vive la situación a nivel personal, familiar y laboral?

- Con una sensación de asombro. Estamos viviendo algo increíble, que cambia nuestro sentido del tiempo, comunidad, civismo, sociedad, vecindario, igualdad. Nuestras suposiciones quedan al descubierto y se deshacen. Con mucha frecuencia pensamos en el riesgo en términos de cómo afecta al individuo, pero en este caso, cualquier riesgo que asuma realmente pone en riesgo a todos los que lo rodean. Parece que este es un momento para darse cuenta. Ver realmente, ser consciente y no solo dejarse llevar por este tiempo. Si puedes. Para otros, es un momento de tanto dolor. Tal pérdida. Ese es un zumbido constante. Me preocupo por mi familia, tanto en términos de salud como económicos, y por mantener la redacción conectada, motivada y segura. Me preocupa nuestro papel en ayudar a las personas, incluida nuestra propia gente. Sobre repensar y reconstruir de una manera más sostenible y equitativa. Pero también he podido conocer mi hogar de una manera que no conocía antes porque pasaba mucho tiempo en la oficina. He podido ver cómo cambian las estaciones desde mis ventanas. No he podido hacer eso durante años. He podido convertir caminatas y paseos en bicicleta regulares en un día. Yo tampoco he podido hacer eso durante años. Empecé a tocar la batería. Estoy intentando leer todos los volúmenes de "En busca del tiempo perdido", de Marcel Proust. Cuando no estoy en reuniones de zoom, puedo escuchar música mientras trabajo. Es una época de hiperrealidad y no realidad. Estoy preocupada y siento una gran responsabilidad con la redacción, con los lectores, con el periodismo. También escribo para compartir una visión canadiense, y eso es genial. Es un torbellino de cosas.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.