La Boca vibró al ritmo de 40 mil adolescentes