La declaración que dejó preso a Rohm