Opinión. La diversidad de los ambientes