La intoxicación con propóleos fue producto de un sabotaje