La moneda de la Generación Y

Joan Cwaik
(0)
30 de junio de 2013  

Quédense tranquilos. El Bitcoin -entre otras criptomonedas virtuales- no fue hecho para el tráfico de drogas o la prostitución. Al principio yo también pensaba que era un disparate, una confusión, una técnica de lavado de dinero o un estilo de agujero informático comercial, hasta que me puse a investigar un poco más.

A diferencia de otras divisas, el Bitocin no tiene un ente regulador ni una entidad financiera detrás (es regulada por algorítmicos matemáticos) y su particularidad más destacada frente a casi el total de las divisas tradicionales es que su emisión es limitada, es decir, es una moneda que teóricamente no sufre inflación.

La llamada Generación Y (los nacidos entre 1982 y 1994) son los que actualmente usan en mayor medida esta moneda. Los principales usos que le dan a esta tecnología son la diversificación de activos (cabe aclarar que es una moneda que su precio es extremadamente volátil), como fuente de inversión y especulación (con un nivel de riesgo mayor al habitual) y como forma de protección de sus ahorros frente a la inflación.

¿No me creen? En Chipre, país atravesado por la crisis económica europea, ya hay cajeros de Bitcoin. En Canadá, por la trascendencia económico-comercial de la moneda, empezarán a imponer impuestos sobre los movimientos financieros realizados con Bitcoin. En algunas ciudades de Alemania ya es una forma de pago aceptada en una gran mayoría de comercios (más vinculados a servicios).

Entonces... ¿Por qué no pensar en una moneda virtual descentralizada que no dependa de la emisión de crédito incontrolado, legislaciones pro-bancarias y libre del control de organismos financieros? Veremos qué nos depara el futuro.

Por: Joan Cwaik
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.