Las autoridades deberían extremar las medidas de control

Eduardo López
Eduardo López PARA LA NACION
(0)
15 de abril de 2016  

La reciente aparición de cuadros de gastroenteritis que afectan a más de 400 personas, la mayoría niños pero también adultos, en un área de un municipio bonaerense, plantea una importante problemática de salud pública, que son las infecciones contaminadas por bacterias o virus que provocan diarrea dentro de un cuadro de gastroenteritis.

Estas enfermedades ocurren debido a la transmisión fecal-oral por manos y a la ingesta de agua o alimentos. Es uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial y afecta principalmente a la población infantil. Tanto su incidencia como su prevalencia dependen del nivel socioeconómico de los pacientes. Para tener una magnitud del problema, la OMS estima que ocurren más de 1.800.000 muertes cada año por cuadros de infecciones gastrointestinales asociados a agua y alimentos contaminados.

Los agentes patógenos involucrados son virus, parásitos y bacterias. La búsqueda e identificación de éstos en los laboratorios clínicos se centra principalmente en patógenos clásicos, como salmonella, shigella, vibrio, campylobacter, yersinia y escherichia de distintas variedades.

En los cuadros masivos de gastroenteritis, como es el caso de la comuna de Berazategui, debe considerarse una fuente común de infección, que se contaminó por agentes que provocan gastroenteritis. Sus manifestaciones más comunes son diarrea, dolor abdominal y, en ocasiones, vómitos, fiebre y deshidratación. Las fuentes de estos cuadros masivos de gastroenteritis más frecuentes son el agua de consumo masivo contaminada por desechos cloacales, y el inadecuado control del agua de red o agua de pozo que se contaminó por los desechos cloacales. Si bien se podría considerar la contaminación por alimentos, el hecho de que sean distintas escuelas vuelve poco probable este origen.

Que se hayan aislado las bacterias shigella y salmonella en pacientes estudiados confirma la infección y la posibilidad de una contaminación importante, dado que si bien la primera bacteria con una muy pequeña cantidad de inóculo puede causar cuadros de diarrea que en su mayoría son con sangre y moco, en el caso de la salmonella se requieren alrededor de 1.000.000 de bacterias para provocar la infección.

De todas maneras, se debe estudiar a un número mayor de pacientes para confirmar estos datos. Debemos recordar en que la mayoría de los cuadros de gastroenteritis, salvo aquellos provocados por shigella, no se deben tomar antibióticos.

Estos episodios tienen que llamar a la reflexión a las autoridades sobre la necesidad de extremar las medidas de control para evitar enfermar a la población.

Presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.