Carnaval. Las lluvias anticiparon el éxodo turístico desde la costa atlántica