Los chicos menonitas tendrán que ir al colegio

(0)
17 de diciembre de 1997  

Los niños de la comunidad menonita asentada en La Pampa deberán abandonar su tradicional modelo educativo y adaptarse al sistema oficial de enseñanza, según resolvió ayer el Consejo Federal de Educación.

"La necesidad de sostener el legítimo respeto a las pertenencias religiosas y culturales que consagra la Constitución Nacional (...) no excluye la ineludible necesidad de dar cumplimiento a la obligatoriedad de la escolaridad que la misma Constitución y las leyes argentinas establecen en garantía de la igualdad de oportunidades de sus habitantes", señala el documento.

La ministra Susana Decibe dijo a La Nación que la declaración fue promovida para "solucionar la discriminacion que la misma comunidad menonita practica sobre sus niños, al impedir que reciban la misma educación que todos los chicos de la Argentina".

Luis Roldán, ministro de Educación de La Pampa, confirmó que los menonitas podrán optar por enviar a los niños a una escuela que se asentaría dentro de la misma comunidad o por mandarlos a un colegio de la región.

Integrar o discriminar

Por su parte, Víctor Ramos, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, dependiente del Ministerio del Interior, advirtió que "la comunidad menonita está negando a sus jóvenes la posibilidad de elección de la vida cultural por la que quieran optar".

Y aclaró que esto no debe entenderse como un ataque "a las particularidades típicas de una minoría, sino como una preocupación fundada en el profundo respeto por las diferencias, pero integradas al resto de la comunidad".

Daniel Barberis, director del Centro de Denuncias contra la Discriminación, que depende de un foro de organizaciones no gubernamentales, dijo a La Nación : "Si entendemos a la discriminación como a la incapacidad para aceptar lo distinto a nosotros, éste sería un caso discriminatorio". "El gobierno debería permitir a los menonitas que sean distintos -comentó-. Debería integrarlos, pero sin romper su identidad y sin pensar que nuestro modelo social es el único o el mejor. ¿O acaso -se preguntó- queremos repetir hoy lo que ocurrió en 1492 con los aborígenes?" ;

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.