Malvinas: identificaron al soldado cordobés Ramón Cabrera, que murió heroicamente en el combate de Darwin

El monumento a Cabrera en su pueblo
El monumento a Cabrera en su pueblo
Daniel Santa Cruz
(0)
7 de diciembre de 2018  • 12:17

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación informó hoy que se identificó el cuerpo del soldado Ramón Ángel Cabrera, sepultado en el cementerio de Darwin en las Islas Malvinas . Con este caso ya suman 106 los cuerpos identificados desde que comenzó la misión humanitaria encargada por los gobiernos de Argentina y del Reino Unido a la Cruz Roja Internacional con el trabajo especial del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Ramón nació el 23 de marzo de 1963 en San Agustín, Córdoba. Trabajaba de albañil, adiestraba caballos de carrera y amaba el fútbol. Era el cuarto hijo de Ramón Vicente Cabrera y María Estela Brizuela de Cabrera. El 2 de febrero de 1982 fue incorporado al servicio militar y trasladado a Chubut, donde pasó a formar parte del Regimiento de Infantería Mecanizada N° 25. "Sencillo y buen compañero" lo definen quienes lo conocieron durante su breve paso por el ejército.

Según relató su amigo y compañero Eduardo Ávila, en el libro "Recuerdos de la ausencia" de Bibiana Fulchieri, estuvo junto a Ramón Cabrera desde que partieron en tren con rumbo a Córdoba desde Río Cuarto, el día de su incorporación al ejército. "El 28 de marzo nos embarcaron en el comandante Irizar para ir a Malvinas, después de una tormenta impresionante llegamos a Puerto Argentino y luego nos trasladaron a Darwin", cuenta Ávila.

Cabrera trabajaba como albañil
Cabrera trabajaba como albañil

Fue de los primeros soldados en pisar el suelo isleño. Allí sirvió bajo las órdenes del entonces subteniente Juan José Gómez Centurión , quien meses más tarde tuvo que escribir la carta que notificaba a la familia de Ramón su deceso.

"Personalmente tuve la pena de verlo caer heroicamente en el combate de Darwin el 28 de mayo, cuando a mis ordenes rechazamos un ataque enemigo de gran magnitud", decía en la misiva Gómez Centurión a sus padres.

El fatídico 28 de mayo

Cabrera, héroe de Malvinas
Cabrera, héroe de Malvinas

Ese día, el ejército inicia un contraataque a cargo de la Segunda Compañía del RI 25, al mando del subteniente Gómez Centurión. Una patrulla adelantada observa a una compañía enemiga avanzando en dirección contraria, lo que les podía permitir organizar una emboscada.

El teniente coronel Jones, jefe de la patrulla inglesa, se adelantó con el fusil en alto y propuso la rendición argentina. Ante la negativa del oficial argentino a las condiciones impuestas, se inicia el combate que termina con la vida del jefe inglés. En ese combate también perdieron la vida el sargento Ismael García, y los soldados Austin y Allende. También cayeron en esta acción los suboficiales Miguel Ángel Ávila y Héctor Rubén Oviedo y los soldados José Honorio Ortega y Ramón Cabrera.

Cabrera vestido de fajina
Cabrera vestido de fajina

Las posiciones argentinas lograron frenar el avance inglés. Luego de recibir la orden, el grupo se replegó tomando posición debajo de un Pucará destruido. Fue allí donde Cabrera recibió esquirlas de un proyectil y falleció de manera instantánea.

Su amigo Eduardo Ávila recuerda: "El 28 de mayo íbamos caminando juntos con Ramón con los fusiles en la mano bordeando los montes cuando nos avisan que una patrulla inglesa estaba cerca y que podía emboscarnos. Nos mandaron a replegarnos, pero de golpe se acerca un teniente coronel inglés y nos pide que nos rindamos. Nuestro jefe (Gómez Centurión) se niega y anuncia que vamos a resistir. Nos dan orden de abrir fuego y lo vi parado a Ramón y le grité que se tirara cuerpo a tierra, pero fue alcanzado por el fuego enemigo, y lo veo morir arrodillado, bien al lado mío". ("Recuerdos de la Ausencia")

San Agustín lo recuerda

El pueblo estuvo siempre en los pensamientos de Ramón cuando estaba en las islas. Escribió una última carta el 25 de mayo de 1982 donde decía: "Esto ha sido corto, pero sepan que estoy bien. Rezo para que Dios los proteja y les de fuerza para seguir trabajando" y preguntó: "Cuéntenme cómo anda el pueblo, si hay algo nuevo, si alguien se acuerda de mí".

San Agustín, que lo vio nacer y crecer, lo recuerda hoy en la plazoleta Malvinas Argentinas rindiéndole homenaje a diario como uno de sus hijos dilectos. Allí una escultura con su figura se destaca para que los vecinos, por los que Ramón Cabrera preguntaba durante la guerra si lo recordaban, guarden para él un reconocimiento y un testimonio visible y permanente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.