Mar de las Pampas: un refugio de bosque, naturaleza y mar

Lo frecuentan familias con chicos pequeños; aumenta la venta de terrenos
Gabriel Di Nicola
(0)
26 de enero de 2008  

MAR DE LAS PAMPAS.- El día no está para ir a la playa. La tarde está fresca. De golpe, el pequeño y colorido centro comercial se colma de turistas, que, en medio de un refugio de bosque, naturaleza y mar, pasan sus vacaciones con mucha tranquilidad, lejos del ruido de las clásicas ciudades veraniegas.

Según estadísticas oficiales, Mar de las Pampas, balneario situado a sólo tres kilómetros de Villa Gesell, desde que comenzó la temporada de verano, tiene una excelente ocupación. De hecho, entre el 85 y poco más del 95 por ciento de sus plazas turísticas están ocupadas.

"La primera quincena de este mes fue muy buena e importante. Hubo una gran cantidad de turistas, situación que no se vio reflejada en otras localidades del distrito", informó a LA NACION el secretario de Turismo de Villa Gesell, Jorge Portas.

Según dijo Portas, durante los primeros 15 días de este mes, las 102 plazas hoteleras tuvieron una ocupación del 96 por ciento; las 520 de los apart hotel, el 85%, y las 1678 de las cabañas, el 93, 6%.

Turismo en cifras

Según cálculos oficiales, desde que empezó la temporada sólo en los hoteles, aparts hoteles y cabañas se alojaron 8500 personas. A esta cifra hay que sumarle quienes tienen o alquilan casas en Mar de las Pampas.

"Hay casos de turistas que otros años se alojaban en hoteles cuatro estrellas en Villa Gesell, que esta temporada eligieron Mar de las Pampas", explicó el secretario de Turismo local.

Dicen que los que visitan por primera vez Mar de las Pampas quedan encantados con el lugar y que, por eso, todos los veranos vuelven.

El abogado Adrián Martínez Pandiani es uno de los casos que confirman tales dichos. Hace tres años, veraneó por primera vez aquí. A él y a su familia les gustó tanto la villa que compró primero una casa y después otros dos lotes.

"Hace tres años, vinimos de vacaciones a Mar de las Pampas y nos enamoramos del lugar. Enseguida, le ofrecimos comprar la casa a la persona que nos la había alquilado. Al principio no quería, pero le ganamos por cansancio", contó, entre risas, Martínez Pandiani.

"Aquí sólo vas a ver parejas o familias con hijos pequeños o adolescentes. Los jóvenes de entre 18 y 25 años no los vas encontrar en Mar de las Pampas, se van a otros lugares donde la noche tiene más movimiento. Aquí hay mucha tranquilidad y naturaleza", contó el abogado.

Portas coincide con la visión del turista. "Los veraneantes llegan a Mar de las Pampas, porque es un lugar agradable, muy tranquilo y tiene unas playas inmensas. No hay aglomeración de gente, ni en las playas ni en el centro comercial."

Mar de las Pampas tiene 306 hectáreas en las que viven en forma permanente 1000 personas. Según estimaciones oficiales, hay 300 casas familiares y 80 complejos multifamiliares (hoteles, cabañas y aparts hoteles). "Creo que la gente elige este lugar por la tranquilidad y por la diversidad que tiene el bosque. Hay una enorme cantidad de especies arbóreas", dijo a LA NACION Mario Pieruzzini, de Mar Azul SA, fundadora de Mar de las Pampas.

Transacciones

Esa inmobiliaria, junto con la que lleva por nombre Mar de las Pampas, vende lotes originarios. Las consultas de interesados en comprar terrenos en el lugar son constantes.

"Todavía hay bastantes lotes para vender. Aunque es verdad que en algunas zonas habilitadas para las construcciones de edificaciones multifamiliares se vendieron todos los terrenos disponibles", sostuvo Pieruzzini.

Lotes de 15 por 30 metros se pueden conseguir desde 25.000 dólares. Los precios de los terrenos llegan hasta los 55.000 dólares.

"La gran inversión en Mar de las Pampas comenzó en 2001, cuando hubo un quiebre por la gran cantidad de construcciones de emprendimientos multifamiliares", explicaron en esa inmobiliaria. Quizás el único inconveniente que encuentran algunos turistas son algunas construcciones que modifican el escenario.

Es lo que le pasó a Martínez Pandiani. Frente a su casa comenzaron a construir un inmueble de ocho metros de altura. "No está permitido por la Municipalidad, pero lo hicieron igual. Es una lástima porque, a veces, la ambición de las personas arruina los lugares lindos", sostuvo el abogado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.