Marcelo Giacobbe: la ensoñación como motor creativo