Milo Lockett: un volcán en erupción hecho artista

Fernando Gutierrez
(0)
25 de noviembre de 2013  

La galería estaba abierta, era martes a la tarde, entraba y salía gente. Él saludaba amablemente a todos, no eludía ni miradas, ni preguntas. Tampoco a mí, que sin conocerme me recibió con extrema amabilidad.

Me asombraba su habilidad, su destreza. Como si tuviese ocho brazos contestaba el teléfono, negociaba con Viviana Waizmann, que apilaba obras para su galería de Nueva York, posaba u hablaba conmigo y sacaba un cigarrillo para de inmediato salir a fumar. Es una máquina, un volcán en erupción hecho artista.

"Yo arranqué tarde –me dijo, mientras preparaba una tela de dos por uno y pico–. Yo era industrial, tenía una fábrica, siempre quise ser industrial, quería fabricar cualquier cosa: escobas, cocinas, cualquier cosa."

Y lo lograste, sos una fábrica de obras de arte. Tiene y produce tanto que ni un beduino más avezado de Marrakech con sus miles de alfombras se le compara. No para: pinta, habla, bebe, fuma y enseguida, casi sin pensar, termina otra de sus obras.

Crédito: Fernando Gutierrez
Crédito: Fernando Gutierrez

Asombroso, además es buen tipo, cálido y buen anfitrión. No quiere que me vaya, yo tampoco pienso en el tiempo. Milo, me voy… es retarde, tengo que ir al diario...

Che, veámonos, venite y hacemos algo… Abrazo, palmada doble, saludos a Chani...

Chau máquina...

  • Crédito: Fernando Gutierrez
    Con Fer Entín
  • Crédito: Fernando Gutierrez
    En su galería
  • Crédito: Fernando Gutierrez
    Presentanto su último libro infantil
  • Crédito: Fernando Gutierrez
    Con Enriqueta, su asistente
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.