Por primera vez, hay más inscriptos en la Facultad de Ingeniería que en la de Sociales