Quieren construir un shopping en la playa del río Paraná y los vecinos de Corrientes se oponen

Algunos de los vecinos también se oponen a la construcción de paradores
Algunos de los vecinos también se oponen a la construcción de paradores
Evangelina Himitian
(0)
2 de marzo de 2020  • 11:28

"No al shopping en la playa", " la playa no se vende ". Con leyendas como estas, un grupo de vecinos de la ciudad de Corrientes se mantiene movilizado desde diciembre, cuando se conoció el aval del Concejo Deliberante local al proyecto impulsado por la municipalidad para la construcción de un paseo de compras en la costanera de la ciudad. Allí donde hoy hay arena y las familias van a pasar la tarde y a ver el atardecer sobre el Paraná, bajo el puente General Belgrano, pronto habrá un emprendimiento comercial, con locales, cuatro pisos, estacionamiento y patio de comidas. Pero los cuestionamientos no llegan sólo desde el cambio de uso del espacio público, sino también desde el impacto ambiental que tendría la obra sobre el río y sobre el ecosistema del lugar.

Los vecinos están movilizados y muchos de ellos dispuestos a resistir al shopping. Hace una semana, la Defensoría de Pobres y Ausentes N° 2, y varias asociaciones civiles presentaron un amparo que pretende declarar nula e inconstitucional la ordenanza municipal que habilitó la construcción de un shopping en la playa Arazati de Corrientes. Aseguran, además que al tratarse de un curso de agua, la jurisdicción le corresponde al Estado nacional y no a la municipalidad, a cargo del radical Eduardo Tassano. LA NACION se contactó con los voceros del intendente local para consultarlo sobre los cuestionamientos que recibió el proyecto, pero no obtuvo respuesta. Días más tarde, enviaron un comunicado en el que detallan que se trata de terrenos privados, a pesar de ser una playa.

"El terreno en cuestión es privado desde hace más de 50 años. Hasta el momento el Concejo Deliberante solo autorizó el uso comercial dentro de un distrito que fue creado como comercial, de esparcimiento, residencial y deportivo predominante hace más de una década. El procedimiento seguido se ajustó estrictamente a la normativa vigente habiendo incluidos expresamente en la Ordenanza dictada dos requisitos: a) Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) que deberá ser tramitado ante el organismo correspondiente (Instituto Correntino del Agua - ICAA) y b) La construcción y financiamiento de un nuevo paseo público entre el Centro Comercial y la playa pública, de manera de no obstruir la vista directa al río en ese sector de la Costanera", dice el comunicado.

Cuatro pisos y patio de comidas

En diciembre último, la ordenanza local N° 6832, habilitó la construcción de un shopping en la playa. La medida recayó en la Cámara de Apelaciones Civil y Comercial, y se interpuso contra la Municipalidad de la ciudad de Corrientes.

Así se vería el futuro shopping en la costa del Paraná
Así se vería el futuro shopping en la costa del Paraná

Según publicó el diario El Litoral, que accedió al proyecto comercial, se trata de un emprendimiento de capitales privados que planea invertir más de 900 millones de pesos para la construcción de un shopping en la punta Arazaty, sobre el tramo final de la Costanera Sur de Corrientes. De acuerdo a plan de obras, la construcción tiene un plazo de entre 18 y 24 meses y generará trabajo directo para 150 personas. Se trata del mismo grupo empresario que maneja los shoppings Centenario, en Corrientes y Sarmiento, en Resistencia. LA NACION consultó a los voceros de la empresa. Martín Paz, gerente del paseo de compras respondió varios días después de la publicación de esta nota e insistió en que se trata de un emprendimiento privado. "Los terrenos son privados. No pertenecen al municipio", detalló.

El shopping tendría cuatro niveles: un subsuelo con 107 unidades de cocheras, 50 locales comerciales en planta baja, primero y segundo piso, así como un tercer nivel como paseo gastronómico. También se planificaron espacios de circulación, galerías, una terraza y jardines.

La playa del Paraná en la que se emplazará el shopping
La playa del Paraná en la que se emplazará el shopping Crédito: Municipalidad de Corrientes

Luis Martinez , el joven ambientalista que es un referente provincial en temas de protección, está junto a los vecinos que denuncian el impacto de este emprendimiento. "Estamos poniendo como privilegio un shopping y dejando de lado la preservación de nuestro recurso natural, a nuestro ambiente. Son innumerables los beneficios ambientales que se verán afectados con esta mega obra", dice Martínez.

Cabandié en Corrientes

Según relató, el 31 de enero le expresó en persona su preocupación al ministro de Ambiente, Juan Cabandie , en su visita a la ciudad de Corrientes. "Sin embargo, el ministro nos expresó que la jurisdicción del conflicto le compete a la Municipalidad y a la provincia, no a la Nación", dice Martínez.

El ambientalista Luis Martínez
El ambientalista Luis Martínez Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

"Lo que menos necesita la ciudad de Corrientes es otro shopping. Sí necesitamos espacios verdes, espacios naturales donde el turista que nos visite conozca nuestro verdadero hogar, una provincia que está en desarrollo con la naturaleza, una ciudad que tiene como eje principal la conservación. Estas construcciones, además de ser un avance de capitales privados sobre espacios públicos, violan leyes nacionales y provinciales, como la Ley General del Ambiente 25.675 y la Ley Provincial de Evaluación de Impactos Ambientales 5067", agrega el ambientalista.

Impacto ambiental

Esta obra tendría un impacto ambiental altamente negativo, dice Martínez: en el agua y en la tierra. "El recurso hídrico está asociado a los movimientos de tierra, excavaciones y eliminación de la cubierta vegetal, generando así alteración de los cuerpos de agua, que en ocasiones son atravesados por la construcción de vías y en consecuencia, se presenta la modificación de los flujos y calidad de agua", apunta.

Así sería el nuevo shopping en la playa de Corrientes
Así sería el nuevo shopping en la playa de Corrientes

Otro de los cuestionamientos de los vecinos apunta a que la medición del impacto sobre el río se hizo cuando el río estaba en bajante. Así, varios de los terrenos que se destinarían al uso público son en realidad espacios que quedan cubiertos cuando el río llega a su punto más alto.

"Esta fue una ordenanza que se aprobó sin haber pasado por audiencias públicas, sin escuchar a los vecinos ni a los profesionales del tema. El cordón y el ciclo hídrico del río se verían afectados. Queramos evitar el impacto antes de que se produzca", apunta Martínez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.