Remedios: se llegaría a los responsables

Delitos: el fiscal diferenció la venta de drogas falsas de la adulteración; en Corrientes allanaron farmacias y distribuidoras de una red.
(0)
2 de agosto de 1997  

El fiscal Norberto Quantín, que coordina la investigación sobre medicamentos adulterados, consideró que puede existir una organización "de gran envergadura" y pidió paciencia para llegar a la punta del iceberg, es decir, a los responsables máximos.

"Tenemos que tener prudencia para no quedarnos con los de abajo de la pirámide y llegar a la cúspide, a quienes los fabrican", expresó. Además, se preocupó en diferenciar el delito de venta de medicamentos robados del de adulteración.

En el primer caso, "sería una cuestión patrimonial, que también es un delito, pero no tan grave como cuando se afecta a la salud pública".

Anteanoche, el equipo de fiscales realizó tres allanamientos en dos farmacias y un laboratorio de esta Capital, con el resultado de siete detenidos.

Quantín agregó que una de las hipótesis que maneja la comisión que él dirige "es la de contrabando, y por eso Prefectura y Gendarmería están alertas" en todas las fronteras.

Los fiscales investigan también si existen irregularidades en las operaciones de un laboratorio que se allanó, ubicado en Forest 335 de Chacarita, en el que, según consignó su propietario, Hugo Niepomniszcze, se envían muestras de suero, plasma y orina al exterior "para realizar allí análisis clínicos" que determinan el HIV y otros virus.

Negó de plano que su compañía exporte ilegalmente la sangre y vinculó el procedimiento realizado en su empresa con "una guerra comercial" con otro laboratorio dedicado a la misma actividad. La práctica es común en nuestro país.

Tres allanamientos más

CORRIENTES.- La Gendarmería allanó en los últimos dos días la distribuidora Mar Jufec SRL y la red de farmacias del grupo empresarial en cumplimiento de la orden emanada del juez federal Carlos Soto Dávila.

Con intervención de los inspectores de la DGI, personal de Salud nacional, de Salud provincial y de la Aduana se procedió al secuestro de documentación y obtención de muestras de medicamentos varios.

Las cajas en las que los depositaron fueron selladas y se aguardan los resultados de los análisis que se realizarán en la sede de la Anmat.

Los empresarios Alberto Raúl y Juan Alejandro Castro calificaron a las noticias que los involucran en el delito como "falsas y sensacionalistas", al tiempo que negaron su participación en los hechos.

Sin embargo, reconocieron al denunciante televisivo, que apareció en un informe elaborado con cámara oculta, como "un ex empleado despedido hace cinco años".

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.