Restituyen a la UBA 24 hectáreas donde funcionan tres clubes

Fuente: Archivo
Estaban en manos de la Armada; son terrenos próximos a Ciudad Universitaria
Soledad Vallejos
(0)
23 de mayo de 2019  

Después de 60 años, la Armada Argentina le restituyó a la Universidad de Buenos Aires (UBA) un extenso terreno lindero con el Río de la Plata: unas 24 hectáreas que están detrás de Ciudad Universitaria y que se extienden desde el predio del Círculo de la Policía Federal -y la desembocadura al Río de la Plata del arroyo Medrano- hasta las inmediaciones de la avenida Cantilo.

"Logramos que la Armada y el gobierno nacional reconozcan la propiedad de la UBA de esas 24 hectáreas de Ciudad Universitaria que hoy están utilizándose precariamente por el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA), el Liceo Naval y el Centro Naval -enfatizó el rector de la UBA, Alberto Barbieri-. Esto significa un reconocimiento y un ingreso importantísimo al patrimonio de la UBA para usufructuarlas en pos de todas nuestras actividades".

En el convenio suscripto con la Armada, la UBA se compromete a la construcción de una dársena para ser usada por la Armada, al mantenimiento de 20 sitios de amarre, a un acceso de rampa y varaderos y facilitar la estructura cubierta para depósito de material naval y embarcaciones. Desde la Armada Argentina, dijeron a LA NACION que la noticia se recibió con "beneplácito". Y agregaron: "Ahora, la Armada se encuentra en la búsqueda de un terreno apto para la construcción de una dársena, con el fin de que el Liceo Naval Almirante Brown desarrolle sus actividades náuticas.Mientras tanto, la UBA otorgó el permiso de uso gratuito a la fuerza para que se sigan desarrollando las actividades en dicho predio".

Por su parte, Mariano Genovesi, secretario general de la UBA, explicó: "Los tres clubes ya están notificados, ahora vamos a convocarlos para definir cómo será la transición", dijo, y no descartó la posibilidad de que, a partir de ahora y hasta que se defina cuál será el uso que dará la UBA a esos terrenos, los clubes comiencen a pagar un canon por el derecho de usufructo. "En 1958, la Armada le otorgó un permiso precario a CUBA para utilizar el predio y parte de la dársena. Y la contraprestación era nada más que mantener el canal de acceso a la bahía. Mientras tanto, por ejemplo, el equipo de rugby de la UBA alquila canchas para que los jugadores entrenen y jueguen los partidos oficiales. Son cosas sin sentido".

CUBA, en un comunicado que envió a sus socios, señaló: "La Comisión Directiva del Club se encuentra abocada al estudio de la situación. Asimismo, se hace saber que el club ya se ha puesto en contacto con los distintos organismos e instituciones involucradas en la cuestión".

"Al menos el uso ya no será gratuito. Veremos qué se define. Pero la universidad tiene 40.000 alumnos y un presupuesto muy escaso. Se trata de terrenos linderos al Río de la Plata en una de las mejores zonas de Buenos Aires", conjetura Genovesi.

Para explicar la situación, hay que retroceder hasta 1958, cuando el entonces presidente Arturo Frondizi transfirió esas tierras a la UBA, por decreto, incluyendo los predios ocupados, todos con un permiso precario, para CUBA, el Centro de Graduados del Liceo Naval y el Centro Naval. Tres años más tarde, el Congreso Nacional transfirió por ley esos terrenos a la UBA. Pero la normativa también otorgaba a la Armada Argentina el uso de la dársena existente en el predio, hasta que la universidad construyera una nueva para la Armada. Ahora, y después de 60 años, la UBA espera que la Armada le comunique dónde quiere esa dársena. "Puede ser en Olivos, en San Fernando. Veremos qué nos dicen. Pero finalmente recuperamos las tierras", concluye Genovesi.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.