Se trata del futuro de sus hijos

Manuel Álvarez-Trongé
Manuel Álvarez-Trongé PARA LA NACION
(0)
18 de octubre de 2016  

La evaluación nacional denominada hoy Aprender 2016, realizada a alumnos de los niveles primario y secundario de nuestro país, constituye –vale la pena remarcarlo, ante las distintas opiniones a que ha dado lugar– una herramienta, no un fin. Y, como toda herramienta, debe ser analizada por la función que cumple.

Ésta es una prueba que continúa las antiguas ONE (Operativos Nacionales de Evaluación) que se venían realizando desde hace mucho más que una década y que no tuvieron en el pasado la oposición de los gremios docentes que sorprendentemente han surgido por estas horas.

Y aquí creo que hay un error de enfoque. Los resultados de estas pruebas deben ser para mejorar la calidad de la educación nacional y, especialmente, para que sus datos sirvan para apoyar con más recursos a las escuelas a las que concurren los alumnos más necesitados. No es para sancionar a los docentes ni a los alumnos.

En este sentido, es crucial que la sociedad civil argentina entienda que es ella la que debe defender la evaluación nacional Aprender.

No se trata de un tema político ni de un tema gremial. Se trata del futuro de sus hijos. No nos enojemos ni rompamos el termómetro. Ocupémonos de la fiebre y de lo que hay detrás.

El autor es integrante del Consejo Educar 2050

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.