Soledad Acuña, sobre el alumno expulsado del colegio River: "Hay que trabajar preventivamente por el cuidado, el respeto y la privacidad en todas las escuelas"

Soledad Acuña, la ministra de educación de la Ciudad, se refirió al caso del alumno expulsado del Colegio River
Soledad Acuña, la ministra de educación de la Ciudad, se refirió al caso del alumno expulsado del Colegio River Fuente: Archivo
La ministra de Educación porteña también dijo que "la sanción disciplinaria implica que se llegó tarde"
Luciana Proietti
(0)
1 de octubre de 2016  • 18:09

Soledad Acuña , ministra de Educación de la Ciudad, dijo que el padre del alumno expulsado del Instituto River Plate desestimó la gravedad de la falta al denunciar a la escuela por el caso.

En diálogo con LA NACION, Acuña manifestó que hay que "tener cuidado con el mensaje que se le da al chico; el padre, al denunciar, desestima la gravedad de la falta y las reglas de convivencia" y agregó que "es como si dijera 'sé que están las reglas pero a mí no me importan y apelo a una instancia superior'".

Además, la ministra dijo que "hay que charlar sobre el tema con los alumnos que quedan en la escuela y trabajar preventivamente por el cuidado, el respeto y la privacidad en todas las escuelas, dado que los límites están difusos y cada vez los chicos hacen uso de las redes sociales a más temprana edad".

Comentó que la sobreexposición en las redes pasa no sólo con la sexualidad sino también con temas como la violencia. Y que las medidas disciplinarias son " a posteriori, llegan cuando fallaste, cuando ya es tarde" y dijo que entonces hay que trabajar con los demás, con el mensaje que se les da durante todo el proceso.

Explicó que las escuelas porteñas tienen régimen de convivencia, y un consejo consultivo -en el caso de las públicas- o el director -en las privadas- deben decidir la medida que corresponde en cada caso particular, si consideran que la falta fue leve, moderada o grave.

La sanción

"En el caso de River, la escuela consideró que la falta era gravísima y por eso resolvió expulsar al alumno", dijo Acuña.

En relación a los dichos del padre, acerca de que la escuela dejó sin escolarización a su hijo, la ministra manifestó que el joven puede presentarse a cualquier otra escuela: "Deben aceptarlo, ya que, para rechazarlo, tiene que estar muy bien justificado, y no pueden emplear como argumento lo que el chico hizo en otra escuela. Si sucede que al cabo de un tiempo no le dan la vacante el ministerio puede intervenir. Pero no creo que esto sea un problema; tenemos casos mucho más graves y los chicos son admitidos".

Alternativas disciplinarias

Además de la sanción, Acuña comentó que las escuelas deben decidir las medidas reparatorias que son necesarias en cada caso. Todas las sanciones, salvo la expulsión, deben ser acompañadas por reparaciones del daño. En algunos casos implican medidas académicas, como dar una clase sobre un tema relacionado con el daño; en otros, tareas solidarias, como pintar pizarrones o ayudar al preceptor en tareas administrativas.

"Estas medidas buscan mostrar que las acciones tienen consecuencias", dijo la ministra, pero insistió en que esto se puede hacer cuando no se llegó a la sanción máxima, que es la expulsión, como en el caso del alumno de River.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.