Spiderwest, el héroe del conurbano que alegra a grandes y chicos

Daiana Zunino
(0)
13 de mayo de 2019  • 16:28

La inocencia de los chicos es grande y la emoción que sienten al ver a su personaje favorito no tiene comparación, por eso desde hace casi un año Rubén Pedro Pastorini, un vecino de la localidad bonaerense de Morón, sale prácticamente a diario vestido como Spiderman a recorrer hospitales, merenderos, jardines y colegios de la Ciudad y el conurbano buscando robarle sonrisas a los más pequeños y a unos cuantos adultos.

De a poco Spiderwest -como se hace llamar en las redes sociales- fue conquistando los corazones de los habitantes del oeste, al punto de ser una de las figuras más reconocidas en El Palomar, Haedo, Morón, Hurlingham y La Matanza. Pero también se ganó un lugar en el interior de los niños que, por cuestiones de salud, se encuentran internados en varios hospitales del distrito capitalino y La Plata.

Spiderwest, el héroe del conurbano que alegra a grandes y chicos - Fuente: Instagram

00:17
Video

En ese sentido, Pastorni le explicó a LA NACION cómo surgió la idea de disfrazarse como uno de los principales héroes de Marvel: "Un día me compré una motito y como no quería salir solo me metí en un grupo que se llama Kawaclub, que está liderado por Fernando Rivera. Cuando empecé a mirar vi que había muchas motos grandes, le escribí a Rivera diciéndole que la mía era una Zanella Vintage y que iba desentonar, pero me dijo que no había problema y me contó que hacían caravanas solidarias".

Si bien no tenía en claro que es lo que se realizaba en esas caravanas, decidió participar de una con su sobrina Candela y en la víspera navideña del 2017 se reunió con el resto de los motoqueros en el Campo Argentino de Polo. "Ahí había unas 300 motos y salían en caravana al Hospital Garrahan, muchos estaban disfrazados de Papa Noel, payasos, renos, enanitos y ciervos. Cuando llegamos a la puerta del hospital y empezaron a bajar los chicos, vi la felicidad en sus caritas y a raíz de eso empecé a pensar que tenía que disfrazarme de algo que me gustó toda la vida: Spiderman".

Spiderwest recorre los hospitales
Spiderwest recorre los hospitales

Así, con el corazón cargado de emociones, Pastorini decidió que quería esto para su vida, por eso comenzó la búsqueda de un disfraz para poder estrenar en la caravana del Día del Niño que se realizaría en agosto de 2018. Un amigo dueño de un importante cotillón en Ramos Mejía consiguió traerle un traje desde el exterior, por lo que el moronense recordó que "cuando me puse el traje por primera vez sentí como si entrara en el cuerpo del Hombre Araña, en esa oportunidad participaron más de cinco mil motos y hubo muchísimos personajes pero solo yo estaba vestido de Spiderman".

"Fue un furor, la gente me gritaba por la calle y desde los balcones de sus casas, los automovilistas y los mismos motoqueros me pedían fotos, yo no puedo creer como se acercan a pedir fotos, me sentía como la reina de la caravana", afirmó y remarcó que "los nenes se volvieron locos cuando me vieron: me sonreían, me abrazaban… yo sentía latir sus corazoncitos fuerte, ahí me di cuenta que esto era lo mío".

Desde ese día Spiderwest no paró más y participó de unas 15 caravanas con las que ha visitado los hospitales Dr. Juan P. Garrahan, Sor María Ludovica de La Plata, Dr. Ricardo Gutiérrez, Pedro de Elizalde (exCasa Cuna) y el José Tiburcio Borda, entre otros. "Empecé a ir a jardines y escuelas por decisión propia, para que los chicos se saquen fotos y sacarles sonrisas", agregó Pastorini.

"Una vez por mes voy con la organización ‘Motos por sonrisas’ a hacer este tipo de actividades, se realiza una por mes y vamos intercalando entre el Garrahan y el Gutiérrez. En estas ocasiones también llevamos cosas que necesiten en el hospital, por eso preguntamos previamente, para fechas como el Día del Niño llevamos juguetes pero el resto de las veces llevamos pañales, elementos de higiene personal y ahora estamos recolectando toallas para el Gutiérrez", sostuvo.

Spiderwest es popular en la Zona Oeste
Spiderwest es popular en la Zona Oeste

Sobre esa misma línea, Pastorini manifestó que "muchas de las cosas que llevamos a los hospitales las compramos nosotros mismos, aunque también recibimos bastantes donaciones. Para poder recaudar los fondos necesarios para comprar los insumos que desde los hospitales necesitan realizamos el festival ‘Spaghetti party’, donde se cobra un bono contribución en el que a cambio se le da a la gente un plato de pastas y bebida" y precisó que "como recibimos donaciones de repuestos para motos, camperas y otras cosas, se subastan y así se va juntando el dinero; el año pasado logramos recaudar 160 mil pesos que se utilizó para la compra de juguetes".

Pese a que esta faceta de su vida lo hace feliz, el hombre asegura que cuando participa de las caravanas es "una montaña rusa de emociones, por momentos estoy muy bien y en otros me pongo mal. Hay que estar preparado porque en los hospitales de niños se ven casos muy duros y fuertes, hay que entrar a una habitación y ver a un chiquito con cables y tubos por todos lados; es bravo pero zafo porque al tener la máscara ellos no me ven la cara, entonces puedo llorar o reirme". Sin embargo destaca que "las caras de felicidad de los chicos cuando nos ven y pasan un ratito con nosotros es impagable, se lo merecen porque están ahí luchándola".

"Los abrazos de los niños los llevo en el alma, por eso hago todo a pulmón y de manera solidaria, solo busco darle un rato de felicidad a la gente. Pero también empecé a trabajar de esto: hago eventos privados, cumpleaños y desayunos sorpresa, pero siempre la prioridad la tienen las actividades solidarias", sentenció.

Para quienes deseen colaborar con las donaciones que Kawaclub entrega en los distintos hospitales pueden enviar un correo electrónico a mail@kawaclub.com.ar , mientras que las fechas y lugares en los que Pastorini se presentará de manera gratuita se encuentran disponibles en la fanpage de Facebook "Spiderwest".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.