Del archivo. Tato Bores: “Me acostumbré a hablar rápido, pero ¡ojo!, cuando quiero que se entienda, paro. No me gusta que a nadie se le pase un chiste”