Tibo, el perro que volvió a caminar gracias al amor de su dueño