Un ex sacerdote gay mendocino le envió una carta al papa Francisco