Uruguay: baúl cargado y gift cards, algunos de los trucos para eludir el dólar turista

Antes de que se oficializara la ley, muchos turistas adquirieron gift cards de supermercados
Antes de que se oficializara la ley, muchos turistas adquirieron gift cards de supermercados Crédito: Diego Lima/Enviado especial
Los argentinos apelan a distintas estrategias para enfrentar los gastos de las vacaciones en Punta del Este; prefieren usar efectivo y consultar las promociones de las tarjetas de crédito
José María Costa
(0)
31 de diciembre de 2019  

PUNTA DEL ESTE.- Cash , tarjetas prepagas, el baúl lleno desde la Argentina, sumar descuentos y devolución del IVA. Calculadora en mano, o desde el celular, los argentinos que llegaron hasta Uruguay para recibir 2020 tratan de ingeniárselas para evitar o amortiguar el golpe del dólar turista.

"Todo cash . Literal, lo mío es traer dólares aunque no haya dólar turista. Vaya donde vaya. Es costumbre", dijo a LA NACION Thiago, de 30 años, visitante recurrente de Punta del Este.

En las antípodas está la estrategia de Ian Bulgach, que es productor. "Pagamos con tarjeta, no podemos eludir el 30% porque nuestros dólares de ahorro se fueron en pagar los impuestos y tratar de combatir la inflación. Aun así seguimos en pie", manifestó.

En medio de los dos extremos se ubica Ana Riquebourg, de 51 años, que explicó: "Mi estrategia es ir viendo según la ocasión. Gastar poco y lo necesario. Pagar en efectivo con algunos ahorros del año. Si voy a restaurantes, pago con tarjeta porque te descuentan el IVA y en ese caso solo habría un recargo del 12%. Además, traje productos y víveres desde Buenos Aires".

Sobre la ruta 10, cuando se cruza a La Barra y Manantiales, la mayoría de los locales exhiben carteles con los porcentajes de descuentos y las promociones bancarias, aunque muy pocos lo hacen con el número exacto. Los pocos que tienen los valores de los productos los presentan en combos armados que ya incluyen un descuento sobre el valor de los productos si se adquieren por separado.

Por ejemplo, en un local promocionan un cono de papas fritas con queso cheddar y bacon , más una bebida, para llevar, a 300 pesos uruguayos. Al cambio de hoy, serían unos 660 pesos argentinos. Pero si eso se paga con una tarjeta de crédito o débito emitida fuera de Uruguay, el valor sería $541,20.

En otro local, el combo es una hamburguesa con papas fritas y bebida a 415 pesos uruguayos, que serían alrededor de $913 argentinos. Si se aplica el 18% de devolución del IVA que opera sobre el rubro gastronómico, el valor desciende a $748,66 argentinos.

"Tratamos de usar la promoción de nuestro banco en lo que tiene que ver con la gastronomía. El resto a veces pagamos con dólares y otras, con tarjetas de débito o crédito. Tengo pocos dólares en la caja de ahorro como para usarlos y evitar el 30%", contó María Fuchansky, psicóloga, de 58 años.

Para quienes pudieron llegar antes de la entrada en vigor de la sobrecarga del 30% sobre el dólar, otra estrategia fue comprar tarjetas de regalos de supermercados para gastar durante la temporada.

Este es el caso de Teresa Acebal, de 66 años, que explicó: "Compré gift cards en dos supermercados antes que se publicara la ley. También buscamos restós que tengan promociones con tarjetas argentinas. Eso es algo para tener en cuenta ya que Uruguay, para los argen tinos, este año está muy caro por el cambio".

Walter Fernández, de 43 años, encontró otro modo: "Sacamos una tarjeta de crédito en un banco de Uruguay. No pagamos el 30% y tiene descuento del 25% en casi todos los supermercados y gastronomía".

Otros, más resignados, evitan pensar en hacer números y estresarse con estrategias para ganar unos pesos. "No hay manera de zafar con el dólar turista. Hay pocas tarjetas argentinas que tienen descuento y, en efectivo, no te descuentan nada", señaló Mercedes Videla, de 48 años.

"La estrategia es que paga Gero", fue lo primero que dijo un grupo de amigos porteños que tomaban mates en la playa Bikini. "Sigo pagando todo con la tarjeta, sobre todo si vamos a comer. Entre el 18% de devolución del IVA y el 25% o 30% que te hacen de descuento con la tarjeta, terminás pagando un precio razonable", contó Gerónimo Gallini, de 27 años. "En los paradores de la playa también se aplican los descuentos. Trato de ir a los lugares donde hay descuentos por consumo en tarjetas, como supermercados. Como estamos cerca de la Play, bajamos a la mañana, volvemos a comer al departamento y a la tarde traemos una heladerita", amplió.

"Me sorprendió el movimiento de gente. Pensé que iba a haber menos. Anoche, por ejemplo, en muchos lugares para comer había espera de una hora o más. Vinieron los de siempre", cerró el joven turista.

Mientras su marido prepara una picada, Lorena entretiene a su pequeño hijo a pocos metros del agua. "Vinimos desde Rosario. Tenemos un departamento en Manantiales y venimos habitualmente, pero los precios están altos", admitió la mujer, de 36 años. En su estrategia, el efectivo es la clave: "Estamos tratando de no tarjetear nada. Además, hicimos una compra grande en Rosario. Siempre venimos a este parador y el primer día que llegamos comemos ahí. Este año, se notó la diferencia respecto del año pasado", añadió.

Se camina más

Mariana tiene 55 años y es paisajista. Contó que desde que tiene seis meses todos los veranos viene a Punta del Este y que este año debió aplicar nuevas estrategias para ganarle al dólar: "Por lo general pago todo en efectivo. Así te hacen un buen descuento. En muchos lugares, si preguntás, te hacen descuentos en efectivo. Sino, no voy. Por ejemplo, anoche llamamos a tres restaurantes antes de ir", argumentó la mujer.

También contó que consiguió descuentos del 35% en sábanas pagando en efectivo. "Ahora se pregunta más y, sin descuento, no se compra o se come en casa. Vamos al puerto, compramos cosas ricas y las hacemos nosotros", concluyó la mujer que afirmó que percibe un menor número de turistas argentinos en Punta del Este.

Junto a ella estaba su amigo, Agustín, porteño de 53 años. "Pagamos en efectivo, más que nada. También consultamos las promociones con tarjetas en algunos restaurantes. Además, algunas tarjetas del exterior tienen descuento y no aplican el 30% adicional", resumió.

"También veo menos gente y menos consumo en restaurantes. Se miran los precios de la carta y se sale mucho menos que en temporadas anteriores", explicó y agregó: "Se trae mercadería de Buenos Aires y se va al supermercado grande aunque ahí hay mucha diferencia con respecto a la Argentina. También hay mucha diferencia entre comprar en Manantiales o en Maldonado".

"Donde si hay mucha diferencia de precio es en la nafta. Por eso casi no se usa el auto. Tenemos la suerte de vivir en una zona donde no lo necesitamos tanto y vamos caminando a todos lados. Creo que recién lo vamos a sacar para volver a Buenos Aires el 5 de enero", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.