Apple y Samsung llegaron finalmente a los tribunales; hay miles de millones de dólares en juego