Así fueron los inicios de WhatsApp, el chat inspirado en las complejas llamadas a celulares de la Argentina

Un cofundador que había sido rechazado en Twitter y Facebook, y otro con problemas para comunicarse con amigos desde la Argentina son algunas de las anécdotas detrás del chat más utilizado en todo el mundo

07:12
Video
Guillermo Tomoyose
(0)
18 de enero de 2019  • 00:30

En 2009 WhatsApp tenía el modesto objetivo de estar en la mayor cantidad de modelos de teléfonos móviles del mundo, pero en poco tiempo esta premisa se convirtió en el servicio que jubiló a los SMS, aunque Jan Koum, uno de sus creadores, no tenía en vista matar a los mensajes de texto. "Nuestro foco es crear un producto increíble que sea utilizado por gente de todo el mundo", contaba el ejecutivo en 2011, cuando la firma generaba sus ingresos con la venta de un abono anual de un dólar.

Tres años más tarde, Facebook la compró en 19 mil millones de dólares y desde entonces WhatsApp no detuvo su marcha, al superar los 1500 millones de usuarios activos en todo el mundo en 2018. Un hito que pocos hubiesen imaginado para un chat cuya inspiración surgió durante el descanso sabático que tuvieron Jan Koum y Brian Acton después de dejar sus trabajos en Yahoo.

Los orígenes de WhatsApp

Jan Koum y Brian Acton en 2014, cuando WhatsApp fue adquirido por Facebook en 19 mil millones de dólares
Jan Koum y Brian Acton en 2014, cuando WhatsApp fue adquirido por Facebook en 19 mil millones de dólares Crédito: Gentileza Sequoia Capital

Jan Koum y Brian Acton se conocieron en Yahoo!, donde trabajaron hasta 2007. Dos años más tarde crearon una start-up para crear un servicio de chat que funcionara en todos los celulares. ¿Su nombre? WhatsApp, un nombre con un origen muy simple. "Es un juego de palabras de What's Up, un saludo informal en inglés que quiere preguntar ¿cómo está y qué hace?", explicó Koum, un inmigrante ucraniano que a los 16 años se estableció en Estados Unidos junto a su madre y abuela en 1992. Vivió de la asistencia social y estudió en la Universidad de San José.

Acton, que fue el empleado número 44 de Yahoo!, se convirtió en el mentor de Koum y lo contrató como ingeniero de infraestructura.

Como muchos otros exitosos emprendedores tecnológicos, Koum abandonó la universidad, tras recibir un llamado de David Filo, cofundador de Yahoo, por un problema en un servidor. "De cualquier forma, detestaba ir a clases", dijo Koum.

Acton y Koum trabajaron juntos hasta 2007, cuando dejaron Yahoo! y se tomaron un período sabático hasta 2009.

Inspirado en un problema argentino

Después de dejar Yahoo, Koum viajó por todo el mundo y visitó la Argentina, donde tuvo problemas para recibir llamados y mensajes de texto. "Cuando nosotros estábamos en la Argentina queríamos que las personas nos llamen. Activamos un chip de una operadora local, pero no podíamos lograr que nos llamen desde el exterior por los complicados códigos de marcado y prefijos", dijo durante una clase publicada en la cuenta de YouTube de la Universidad de Stanford.

Koum, que utilizaba un chip local cada vez que viajaba por todo el mundo, tenía que explicar a sus amigos las instrucciones a seguir para estar en contacto : marcar el número de salida internacional (por lo generla es 00), seguido del 54 (código de la Argentina), marcar 9 y el código del área del celular sin el 0. Después de todo esto, marcar el número del celular, pero sin el 15.

Después de estas intrincadas explicaciones, Koum y Acton decidieron desarrollar la idea de crear WhatsApp, un chat multiplataforma basado en la agenda de contactos del teléfono móvil.

Sin juegos, sin avisos, sin trucos

El cartel manuscrito que Jan Koum tenía pegado en su oficina con los tres valores que WhatsApp nunca debería romper
El cartel manuscrito que Jan Koum tenía pegado en su oficina con los tres valores que WhatsApp nunca debería romper Crédito: Gentileza Sequoia Capital

Acton y Koum crean WhatsApp y logran ofrecer un servicio de chat disponible en diversos modelos de teléfonos móviles con un equipo de 32 ingenieros. El modelo de negocio se basaba en el pago anual de un dólar, y siempre evitó generar ingresos por publicidad. "Sin juegos, sin avisos y sin trucos", esa era la nota que estaba pegada en el escritorio de Jan como recordatorio del compromiso con la start-up.

De rechazado a multimillonario

Después del descanso sabático de dos años, Acton se puso en campaña para volver a insertarse en el competitivo mercado laboral. Se postuló para Facebook y Twitter, pero en ambas oportunidades no quedó seleccionado.

"Me rechazaron en Twitter. no hay problema, el viaje hubiese sido largo", dijo Acton en un tuit desde su cuenta personal. "Facebook me dio de baja. Igual fue una oportunidad para conocer personas muy valiosas", dijo después cuando no fue admitido en la compañía liderada por Mark Zuckerberg.

Acton siguió con su vida y junto a Koum crearon WhatsApp, el chat móvil que fue adquirido en 2014 por Facebook en 19 mil millones de dólares y que convirtió a sus cofundadores en multimillonarios.

Jan Koum firma el contrato que une a WhatsApp con Facebook en la puerta de la oficina de la compañía en Mountain View, California
Jan Koum firma el contrato que une a WhatsApp con Facebook en la puerta de la oficina de la compañía en Mountain View, California Crédito: Gentileza Sequoia Capital

La firma del contrato con Facebook fue bastante informal, en la puerta de la antigua oficina de WhatsApp en Mountain View, California.

Adiós a Facebook

Facebook tuvo un 2018 asediado por los conflictos de privacidad y por el escándalo de Cambridge Analytica, una situación que no le fue indiferente a Brian Acton, que en marzo de 2018 expresó su opinión. "Ya es tiempo de borrar Facebook", dijo el cofundador de la compañía, que desde 2017 abandonó Facebook para participar de forma activa en Signal, una aplicación recomendada por organizaciones de privacidad y derecho digital como la EFF.

Por su parte, Jan Koum anunció en mayo de 2018 su retiro de WhatsApp. A diferencia de Acton, no brindó mayores detalles sobre su partida, aunque algunos reportes apuntan a las diferencias internas con Facebook por el manejo de los datos personales y la privacidad de los usuarios.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.