China apuesta fuerte por los chips en busca de autonomía tecnológica